<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, noviembre 24, 2007

SILICIO

Los elementos químicos de la familia del Carbono, que agrupa además del citado al Silicio, Germanio, Estaño y Plomo, poseen unas estructuras atómicas que los convierten en potentes comodines combinacionales.A medida que su peso atómico es creciente, su estado de agregación varía desde el gaseoso para el Carbono hasta el metálico del resto, aunque Silicio y Germanio suelen considerarse semimetales.

El Silicio es el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre por detrás del oxígeno, aunque nunca se encuentra en estado puro sino combinado con otros elementos para formar compuestos tan comunes como los silicatos.Si el Carbono es el embrión básico de la química orgánica y, por ende, de la vida misma, el silicio pasa por ser una figura similar dentro del mundo de la tecnología.Mientras que se puede considerar enteramente natural la obra del Carbono, en el caso del Silicio ha sido necesaria la voluntad humana en la búsqueda del progreso material y mental para comprender las sutilezas y posibilidades del Silicio.

Por su particular disposición corpuscular, el Silicio posee capacidades semiconductoras.En función de la proporción de sustancias agregadas, llamadas dopantes, el silicio se comporta ante una corriente eléctrica como una especie de nanointerruptor.Bajo ciertas circunstancias manifiesta propiedades conductoras y en otras ocasiones ofrece una insalvable resistencia al paso de la corriente, impidiendo su progresión.Sobre estas premisas se edifica todo el edificio de la electrónica que se aprovecha de las propiedades semiconductoras del silicio para construir toda la diversidad de sistemas autónomos y dispositivos electrónicos ampliamente presentes en todos lados.En cierto modo mediante el silicio se intenta reproducir el modelo intelectivo del cerebro humano de manera artificial.Y es sorprendente el avance conseguido en ese mundo tan cercano y tan lejano a la vez de la inteligencia artificial.

Desde hace algún tiempo, cuando el horizonte humano ha trascendido más allá de los límites de la órbita terráquea, la especie humana se ha embarcado en la búsqueda de formas de vida extraterrestre.Cabe la posibilidad remota de que otros organismos hayan conseguido medrar en otras galaxias aunque quizás nunca podamos tener esa certeza.Si restringimos esa búsqueda dentro de un ámbito más próximo, digamos que a nuestro sistema solar, sondas espaciales enviadas desde nuestro planeta han recogido y transmitido datos que, con la lógica reserva, permiten augurar una remotísima probabilidad de actividad vital en algunos satélites de Saturno o Júpiter.

Desde nuestro prisma antropoide y de acuerdo a la concepción de la vida que ha poblado la Tierra, no se concibe forma de vida alguna en cuya composición no figure el Carbono como elemento imprescindible.Pero,¿sería posible la existencia de formas de vida basadas en algún otro elemento de la tabla periódica?.Fred Ward, astrobiólogo de la Universidad de Washington, ha aventurado acerca de la hipotética posibilidad de fundamentar la presencia de vida sobre otro elemento de la familia del Carbono.Y ese no es otro que nuestro inefable y omnipresente silicio.Parece descabellado pensar en organismos silíceos en nuestra superficie terrestre, aunque las condiciones climáticas que rigen la meteorología de algunas lunas como Europa o Titán, con extremadas temperaturas bajo cero, lluvias de metano y una superficie manchada por grandes extensiones de amoníaco líquido, parecen más proclives a tales premisas.

Perseguimos denodadamente la creación de clones humanos mediante inteligencia artificial y resultaría chocante encontrarse alguna vez con una forma de vida autónoma y natural basada en silicio.Creo que nunca llegaré a verlo.Más que nada, porque ahora mismo, parece imposible.Y además, lo es.

Saludos.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Te parece imposible porq no te abres a las posibilidades de la vida, algo q odio la humanidad en general es el sentirse superior a todo, y que todo gira alrededor de la raza humana, cuando solo somos una parte más de la estadística de la vida. Creo q pensar que la vida es solo como la conocemos es como decir la tierra es plana o es el centro del universo. Pues ahora ponte a pensar en cuantos planetas hay en el universo. Cuantas condiciones distintas pueden haber para distintas formas de vida, hasta que llegue el momento de que se estabilicen ecosistemas y biomas en un planeta.

La mente es como un paracaídas, trabaja mejor abierta.

8:13 a. m., noviembre 30, 2008  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter