<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

martes, junio 20, 2006

HOLOTURIA

Recuerdo con agrado aquellos fascículos encuadernados de tapas duras dirigidos al público juvenil que escondían detrás de su inefable portada toda una suculenta recopilación de relatos de autores clásicos tan celebrados como Emilio Salgari, Thomas Fenimore Cooper, Walter Scott, Charles Dickens, Julio Verne o Alphonse Daudet.Para un provinciano ávido de emociones, la lectura de tan asombrosas historietas ilustradas suponía una ventana abierta a todo un cúmulo de personajes, lugares y vivencias tan alejadas de sus estrechos corsés espacio-temporales.

Había una narración de Emilio Salgari que portaba el rimbombante encabezamiento de Los pescadores de trepang que causó honda impresión en mi subconsciente.Que duda cabe que era la primera ocasión que tal forma léxica aparecía ante mis atónitos ojos y que duda cabe que no fui capaz de identificar el extraño animal al que designaba hasta pasado mucho tiempo.Porque la voz trepang es de origen malayo y sirve para nominar un peculiar especímen marino emparentado con las estrellas de mar, perteneciente al orden de los equinodermos, que se conoce asimismo con las denominaciones de pepino o cohombro de mar u holoturia.

El cohombro de mar recibe este apelativo en honor a la forma que adquiere su oblongo y globoso cuerpo emulando la figura de un pepino.A pesar de su aspecto un tanto repulsivo por su blanduzca consistencia y su asombroso parecido a lo que podría ser un limaco gigante, parece ser que se trata de un apreciado manjar en ciertas zonas del Sudeste asiático y empieza a invadir las mesas de los restaurantes más selectos de medio mundo.

Por ende, si encontramos un cicerone adecuado, cual capitan Nemo, que se digne presentarnos un delicioso plato de trepang para regocijo del tracto digestivo, no debemos hacer ascos ni rechazar tan amable como exótica invitación.Ya que estamos en fase ocurrente, me pregunto si existe alguna receta para una apetitosa ensalada de frutos de mar.Tenemos el pepino.Habrá que buscar los correspondientes tomates, cebolletas, pimientos y champiñones.Me pongo a la tarea, agradeciendo de antemano cualquier ayuda allende el blog.

Saludos.

Etiquetas: ,

Hit Counter