<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

jueves, junio 08, 2006

EL SUDOR DE TU FRENTE...

Se suele decir que ganarás el pan que te llevas a la boca con el sudor de tu frente, una alegoría metafísica del concepto del trabajo, ese mal tan pernicioso como necesario para el desempeño vital del ser humano en nuestra sociedad consumista.Lo cierto es que hoy en día no siempre se cumple a rajatabla ese axioma que reza el título del post, aunque todavía una ingente parte de la población humana continúa sudando la gota gorda para asegurar el sustento de los suyos.

El sudor constituye una sabia herramienta fisiológica que emplea nuestro cuerpo para atajar el aumento de la temperatura corporal, actuando a modo de refrigerante orgánico a prueba de rigores estivales y esfuerzos físicos.Así como se conocen las bondades del consumo del líquido elemento para un correcto funcionamiento del sistema renal, la sudoración favorece la eliminación de ciertas toxinas que son secretadas exteriomente a través de los poros de nuestra piel.Ingestión de agua y segregación del humor salino forman parte de un ciclo hídrico que permite mantener un equilibrio que se antoja crucial para el metabolismo humano.

La emisión de sudor es pues una manifestación inherente a la naturaleza humana, aunque se haya convertido actualmente en una repulsiva, repugnante y desagradable molestia que llega a ponernos en evidencia en las situaciones más insospechadas.Quizás sea una más de las numerosas adaptaciones evolutivas a las que se deba enfrentar el ser humano en los próximos milenios, si es que nos concedemos la oportunidad de sobrevivir tanto tiempo.Lo cierto es que, salvo el placentero paréntesis que acota la jornada laboral, uno se acuesta sudando y se levante del mismo jaez.Y los transportes públicos no hacen sino acentuar notablemente la secreción del aromoso jugo capilar.

Habría que reescribir de una manera un tanto desenfadada y dicharachera ese dicho tan castizo de forma que debería rezar así: Ganarás el pan y lo sudarás en el metro.O en la terraza.O en el lecho.A lo que parecemos inevitablemente abocados es a sudar el pan, sea como sea y donde sea.Seguiré sudando el que me corresponde, a regañadientes. Al menos, mientras haya glándulas sudoríparas bajo mi tostada epidermis.

Saludos.

Etiquetas: ,

8 Comments:

Anonymous ana said...

Sudar no es tan desagradable como que te suden. Quiero decir que hay quien suda una semana entera con la misma camisa, y se te mete en el metro por la morning y ya te ha avinagrado como mínimo el trayecto.
Si te duchas todos los días y tal y tal, el pan no es tan duro de sudar. Aunque mola más el dolce far niente...seguiremos echando primitivas.
Beso

4:02 p. m., junio 09, 2006  
Blogger Lula Towanda said...

Pues con la temperatura que me pone en el despacho mi compi, es imposible ganarse el pan con el sudor.
¡me muero de frio!

6:20 p. m., junio 09, 2006  
Blogger Carlos el hormigo said...

A mí lo que más me sorprende del sudor es que su olor, consecuencia de su putrefacción en determinadas zonas, tiene una función de reclamo sexual. Es decir, tenemos vello en las axilas para que el sudor se pudra y huela, y así atraigamos a un individuo del sexo contrario. ¡Pero resulta que el olor nos produce el efecto contrario! Parece que en algún momento de nuestra historia perdimos en norte de nuestros gustos...

10:50 p. m., junio 10, 2006  
Blogger Galufante said...

Ana:

Lo de la primitiva tiene su atractivo, eso de sudar de cara a la galería queda molón...M'apunto..

Lula:

Desempolva el visón o en su defecto, cambia de despacho...al de al lado, por ejemplo...Una pregunta un tanto capciosa...conozco a tu compi?

Carlos:

La secreción de feromonas estimula la atracción sexual siendo una parte integrante del ritual de apareamiento de numerosas especies animales...En la especie humana, se va sustituyendo progresivamente por la fragancia que emiten esos caros perfumes que tanto agradan al sexo débil...

Agur.

10:01 a. m., junio 12, 2006  
Blogger Lula Towanda said...

No sé si conoces a mi compi. Fuimos compañeros de despacho del 90 al 91. Del 92 al 01 tuve despacho propio pero seguimos trabajamos juntos hasta que dimití. Ahora estamos en el mismo despacho pero trabajamos en direcciones opuestas.

12:06 a. m., junio 15, 2006  
Blogger Galufante said...

Lula:

Como si lo viera, tú trabajas hacia la derecha, no???

Si eres un poco más explícita, tal vez pueda concretar la nebulosa existente sobre la identidad de tu compi...Supongo que se trata de otro philophone...

Agur.

9:14 a. m., junio 15, 2006  
Blogger Lula Towanda said...

Estoy en la zona donde el sol se pone, casi en la esquina, con mi compi philophone, en una planta que no es el infierno, ni muy alta ni muy baja.
Tenemos cerca una máquina de zumo de naranja estupenda a la que te invitaría si te dejaras caer por allí.

¡vamos, da la cara!

4:44 p. m., junio 15, 2006  
Blogger Galufante said...

Lula:

Manquemepese, me temo que otro se tendrá que tomar ese zumo de naranja tan apetecible al que me convidas...En general, no suelo volver allí donde no me quieren...Y no lo digo por tí, precisamente...

Quizás nos hayamos visto las caras en alguna ocasión...es muy probable...

Agur.

6:54 p. m., junio 15, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter