<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

miércoles, enero 17, 2007

CILICIO

Del tiempo en el que el primitivo cristianismo se movía entre la clandestinidad y las catacumbas para escapar a las esporádicas persecuciones a las que se veían sometidos por el poder imperial romano, data el uso de una prenda destinada a provocar la mortificación y el sufrimiento de su portador, buscando combatir las tentaciones de la carne.El cilicium era una capa vasta de piel de cabra que se solía emplear como faja enrollada en la cintura cuyo origen se circunscribe a Cilicia, una región al sudeste de Anatolia.

La textura rugosa del cilicio se prestaba a crear incomodidad, molestia, embarazo en su portador y su uso continuado fomentaba la aparición de ávidos parásitos que incrementaban más si cabe esa sensación molesta.Durante la Edad Negra, digo la Edad Media, una buena parte de las órdenes monásticas instituyeron su uso reglamentario.Es en esta época en la que se adquiere la costumbre de confeccionar el cilicio a base de finos alambres que incrementan el malestar.Y ya llegando a la modernidad, se sustituye la camisa de pelo o metal por una cadena metálica provista de salientes puntiagudos que se ata firmemente al muslo o a la axila que, contrariamente a lo que se pudiera pensar, no produce heridas sangrantes, aunque sí que deja marcas.Instituciones de índole religiosa, por lo menos su fachada exterior, tan poderosas como el Opus Dei recomienda encarecidamente a sus miembros el uso del cilicio al menos dos horas diarias.

Huyendo de este tipo de concepciones radical-ascéticas, respetables en todo caso, prestamos atención a esa Cilicia antes mencionada que, afortunadamente, goza de múltiples razones adicionales para ser conocida y para merecer una visita.Situada en el sudeste de la península de Anatolia o Asia Menor, limitando con Siria al este y separada de la meseta central anatolia por la cordillera montañosa de los montes Tauros, Cilicia, al igual que Anatolia entera, es solar de antiguas y esplendorosas civilizaciones que dejaron sucesivamente su huella indeleble en el paisaje cilicio, desde hititas y sumerios hasta principados cristianos y otomanos pasando por griegos, romanos, armenios, turcos selyúcidas, venecianos o genoveses.

Para los geógrafos árabes los ríos Ceyhan y Seyhan, Pyramis y Sarus en la mitología griega, que descienden desde las abruptas pendientes de los montes Tauros, eran conocidos como los ríos de Paraíso, por la ubérrima fertilidad de sus llanuras aluviales.En su persecución del rey persa Ciro, el gran Alejandro Magno cruzó los Tauros por las Puertas Cilicias, un estrecho desfiladero que separa Cilicia de Anatolia Central.Una terrible y justificada fama recorría el mare Nostrum respecto a la avidez y rapiña con la que se empleaban los piratas cilicios que, amparados por un accidentado litoral, asolaban las costas de Asia Menor, Grecia, Fenicia, Palestina en incluso Egipto.Hasta que Pompeyo consiguió aniquilar y destruir los últimos reductos en los que se cobijaban los feroces corsarios.Con tal precedente, la provincia de Cilicia quedó definitivamente incorporada al Imperio Romano, adoptando como capital la ciudad de Tarso, la que vio nacer al más ferviente impulsor y exégeta por excelencia del cristianismo, Saulo, más conocido como Pablo.En el punto más meridional de Asia Menor, se erige uno de los mayores castillos de Turquía, el castillo de Anamur, un complejo fortificado construido por los romanos y remodelado posteriormente por armenios, francos, venecianos, selyúcidas y turcos, todos los cuales dejaron su impronta en la fortaleza.Y para aquellos incrédulos que piensen que ese exótico fruto exclusivo de latitudes tropicales no se cultiva en suelo europeo, aunque esto es discutible, que sepan que tienen un paraíso de las bananas en suelo turco.

Cilicia, cilicio, tan similares, tan contrapuestos.

Saludos.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Ofelia Lopez Pez said...

Conocia el cilicio, y la justificación de su uso...y las marcas que deja en cuerpo y alma....

No tenia ni idea de su etimologia, Galufante...

3:12 p. m., enero 19, 2007  
Blogger Galufante said...

Ofelia:

De la que no tenía ni idea era de tí...be wellcome, my friend...

Dice el refrán que no te acostarás sin saber una cosa más..

Agur.

5:32 p. m., enero 19, 2007  
Blogger Peggy said...

Interesante region ,cruce de caminos y civilizaciones , en general anatolia es muy interesante , el limite de occidente y oriente ........

11:43 a. m., enero 22, 2007  
Blogger Galufante said...

Peg:

COincido contigo, Anatolia atesora una riqueza inmensa y eso la hace enormemente atractiva...

Agur.

2:42 p. m., enero 25, 2007  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter