<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, enero 14, 2007

LORIGA

La sola mención de la palabra que encabeza este post a una gran mayoría no le dirá nada de nada.Para un reducido círculo de lectores, y no exclusivamente de blogs, les remitirá a un joven novelista de nombre Ray, aunque nacido Jorge (Madrid, 1967), que ha alcanzado una cierta notoriedad literaria por el enfoque que se percibe en sus obras hacia la problemática de una juventud atrapada entre los entresijos de una sociedad hóstil, posindustrial, deshumanizada.Sus personajes beben de las fuentes norteamericanas en cuanto a esa búsqueda interior al estilo de las road movies típicas de más al norte de río Grande.Personajes malditos elevados a los altares de la iconografía juvenil por su resistencia innata a amoldarse a los esquemas preestablecidos.

Y para otro escogido grupo, loriga evocará lejanas reminiscencias de épocas feudales, de caballeros y justas, de nobles y siervos, de tiempos medievales de oscuridad y miedos cervales al fin de los tiempos.Se conoce como loriga a la armadura acorazada compuesta por anillos o sortijas metálicas, normalmente de acero, entrelazadas que cubre el tórax, brazos incluso la cabeza y puede llegar hasta las rodillas.Dada la enorme complejidad que entrañaba su confección, la loriga era un aditamento al alcance de unos pocos señores que podían pagar de su bolsillo los elevados precios que alcanzaban en las ferrerías, sino poseían una de ellas como parte de sus propiedades materiales.

Garantizaba una protección razonable ante espadas, lanzas, dardos o dagas agresoras, aunque quedaba seriamente restringida la libertad de movimiento de su portador por la pesada carga que debían soportar sobre sus hombros.La estampa que debía componer un caballero forrado de hierro de pies a cabeza, con su yelmo, su lanza, su caballo cubierto por láminas metálicas debía parecer sencillamente temible y aterradora para sus enemigos.El mundo ha evolucionado lo inexpresable desde aquellos episodios caballerescos, y los métodos y armas de guerra también para oprobio de la humanidad.Y aunque no se vean cotas de malla en los escenarios bélicos mundiales, otros dispositivos han tomado su relevo hasta llegar al nivel de abortar presuntas tentativas belicosas antes de que la agresión adquiera forma.Los maestros de la guerra, concienzudos estudiosos e inversores aventajados en los war games, siempre contarán con una loriga de ventaja sobre sus imaginarios enemigos.En el fondo, el mundo tampoco ha cambiado tanto desde el Medioevo.Tan sólo se requiere permanecer absorto en las repetidas imágenes que se producen a diario en el escenario irakí para identificar claramente a los nobles caballeros y a los fementidos villanos.Sin cotas de mallas, claro está.

Saludos.

Etiquetas:

9 Comments:

Anonymous ana said...

Las guerras ya no son lo que eran...
Ande iremos a parar...
Un beso.

11:01 p. m., enero 14, 2007  
Blogger Galufante said...

Anita:

Pos no, se ha perdido el romanticismo...además, siempre pierden los perdedores...

Agur.

2:30 p. m., enero 15, 2007  
Blogger patri said...

Genial tú blog, enhorabuena, nos leemos. Slds.

10:36 a. m., enero 16, 2007  
Blogger Galufante said...

Patri:

Bienvenida a este tu blog amigo.Y permíteme que te diga, lisonjas de por medio, que la que eres genial. y joven, eres tú...No sólo deseo que me leas, sino que tal y como has hecho, escribas...Está en tu mano...

Te leo.

Agur.

2:17 p. m., enero 16, 2007  
Blogger Robert Vandenbego said...

De un Caballero Begoniano a otro de alta tecnología....ahh que tiempos!
Saludos ;0)

Robert Vandenbego

3:09 p. m., enero 16, 2007  
Blogger Galufante said...

Robert el belga:

Sed bienvenido a este apartado lugar, os dispensaremos una agradable estancia si decidís hospedaros en esta humilde posada...

Agur.

2:37 p. m., enero 17, 2007  
Blogger Peggy said...

El señor ñloriga es bastante connocido , desde la epoca de la movida ...al menos para mi , años ah .....

12:02 p. m., enero 18, 2007  
Blogger Telémaco said...

Espero tu evaluación, ¡a ver si te das más prisa en corregir los exámenes!.

12:47 p. m., enero 19, 2007  
Blogger Galufante said...

Peg:

La cuestión es si el te connoce a tí...desde la época de la movida...es así?

Telémaco:

Casi se me saltan las lágrimas, apañero...ojo clínico, que no clónico, eso es lo que tú tienes...

Agur.

8:01 p. m., enero 19, 2007  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter