<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, diciembre 30, 2006

BAIAN KARA ULA

A pesar de que no tenemos constancia de la existencia de otras formas de vida allende los límites del globo terráqueo, es lícito pensar, dado que somos apenas un microscópico puntito en la inmensidad del cosmos sideral, que en algún ignoto rincón del Universo debe florecer el milagro de la vida al igual que en nuestro maravilloso planeta.Ya viene de antiguo ese interés del género humano por contactar y comunicarse con seres alienígenas, los popularmente conocidos como extraterrestres que tanta pasión y animadversión generan a partes iguales.

En su obsesión por encontrar posibles especímenes inteligentes en remotas galaxias, el hombre ha creado formidables ingenios tecnológicos destinados exclusivamente a establecer contacto con entes dotados de capacidad intelectiva.Complementariamente, cuenta con numerosos adeptos la hipótesis de que, en el pasado, seres inteligentes provenientes de más allá del Sistema Solar visitaron y se establecieron en suelo terrestre.

En 1938, con motivo de una excursión didáctica protagonizada por un profesor de arqueología de la Universidad de Beijing junto con un grupo de estudiantes a las cuevas que jalonan las montañas que marcan la frontera entre China y Tibet, se realizaron unos sorprendentes hallazgos en forma de enterramientos rituales de una remota etnia cuyos esqueletos indicaban que fueron seres pequeños y delgados pero dotados de unos cráneos anormalmente desarrollados.Semienterrado en el suelo húmedo y terroso de la cueva, apareció un delineado disco de piedra de 22'7 cm de diámetro y 2 cm de espesor con un curioso agujero central del que partía un fino surco en espiral hacia el exterior del disco relleno de grafías simbólicas.

Hacia 1965, se encontraron en otras grutas vecinas hasta 716 discos de piedra, con un elevado porcentaje de cobalto en su composición química, como el original cuya antiguedad se estimó en la friolera de 12000 años.Poco despues, un filólogo ruso, Saizev, publicó un detallado artículo en una revista alemana en el que aportaba una exhaustiva transcripción de la epopeya ilustrada por los discos.Cuanto menos, no se puede tachar la misma como poco imaginativa, pues exponía que una nave espacial tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en las montañas de Baian Kara Ula y que, ante la imposibilidad de reparar su aeronave, sus tripulantes debieron quedarse a vivir entre los indígenas del lugar.Unos nativos que se distinguen por su corta estatura(en torno a 1,25 metros), desproporcionados cráneos y ojos grandes y azulados, una fisonomía que no se emparenta con ninguna de sus etnias vecinas.No se puede negar que estamos ante uno de los innumerables misterios de la humanidad.Aunque, probablemente, la solución al enigma se encuentre dentro de los límites del entendimiento humano.Con todo, es ensoñador pensar en visitantes del otro lado del Universo.

Saludos.

Etiquetas:

Hit Counter