<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

viernes, noviembre 24, 2006

TUL

No ha mucho que las mujeres españolas eran educadas específicamente para desempeñar un papel eminentemente doméstico en sus encauzadas trayectorias vitales hacia un matrimonio ventajoso que deparase los frutos apetecidos en forma de vástagos para asegurar un sosegado retiro como colofón a una provechosa existencia.No se contemplaba que la mujer pudiera pensar en disfrutar de momentos de relajado ocio, al margen de su obligada función triple de esposa, madre y protectora de su familia.

Cuando las jóvenes alcanzaban la mocedad se resignaban a la eventualidad de que apareciese ese tan deseado maridito que las sacase de su marasmo existencial, de forma que aquella que era olvidada o no gozaba del agrado de ningún pretendiente se convertía, incluso para sí misma, en una fracasada para el resto de su vida.Todavía en nuestros días, de la palabra solterona emanan efluvios despectivos y tintes sarcásticos.

En su dorada espera, las mocetonas de la posquerra intentaban llenar su tiempo libre mediante una serie de actividades tan restringidas al universo femenino como el bordado, el punto de cruz, la confección o la peluquería.Entre las sanas cualidades que debía reunir una aspirante decente susceptible de convertirse en adorada esposa se hallaba el virtuosismo en el cultivo de alguna de las anteriormente descritas facetas.

El bordado en tul, un tejido de seda, algodón o hilo que forma una malla entrelazada poligonal, era una técnica textil profusamente desarrollada por aquellas indolentes damiselas.De aquellas manos prodigiosas brotaban maravillosos encajes, verdaderas obras artesanas que pasaban a engrosar el bagaje material con el que las susodichas contribuían a la hora de dar el paso decisivo de pasar por la vicaría.Tules excelsos que, en muchos casos, acabarán raídos y olvidados, guardados a buen recaudo en algún ajado baúl.

Afortunadamente, los diseñadores de moda no se han olvidado del tul y siguen apareciendo prendas que, valiéndose de la esencia vaporosa, tenue, sensual del tejido, ofrecen un dulce deleite tanto para el/la afortunado/a que las porta como para el/la que las puede contemplar en otro cuerpo.Mejor de mujer, si puede ser.

Saludos.

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Anonymous peggy said...

Umm sedas y transparencias , encajes y muselinas ...mis tangas son de tul ....:)

10:04 p. m., noviembre 28, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Pues ya me dirás donde llevan el encaje...

Agur.

4:02 p. m., noviembre 29, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter