<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, noviembre 11, 2006

BIOMBO

Mirando hacia el lugar por donde la roja corona solar rompe la tenebrosa cortina nocturna se encuentra el imperio del Sol Naciente, un nombre que no puede ser más apropiado para calificar un archipiélago que se halla varado al sur de la isla de Sajalin y al norte de las Kuriles.Porque parece que verdaderamente el Sol nace allí, justo detrás de las nieves eternas del monte Fuji.

Es dentro del contexto social nipón en el que se enmarca la aparición del biombo como objeto decorativo encaminado a preservar la intimidad femenina dentro del habitáculo cotidiano.Formado por varios paneles yuxtapuestos y plegables con armazón de madera y cubiertos con tenues telas profusamente ornamentadas por filigranas y motivos decorativos, normalmente sedas, o incluso delgadas láminas de papel.En muchos casos, se pretendía mantener un cierto decoro respecto a la sacrosanta intimidad femenina matizado por una leve insinuación, revelación de sus formas, apenas entrevistas a través de traslúcidas capas que aúna a un tiempo recato y misterio.

Hoy en día el biombo es una herramienta muy útil para separar ambientes transitoriamente, para compartimentar espacios destinados a cumplir varias funciones dependiendo del momento.Aunque, todo sea dicho, dadas las reducidas dimensiones de una vivienda del común de los mortales, el biombo brilla por su ausencia en la mayoría de nuestros hogares.Y sin él, se evapora ese componente de sensualidad que tanto place a erotómanos y amantes de la insinuación.Me pregunto cuantas de vosotras poseeis un biombo en vuestras vidas.Y ahora lo que se impone es correr un estúpido velo, no habiendo biombo.

Saludos.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Peggy said...

a mi la verdad , lo de los biombos me recuerda las peliculas esas de señoritas de mala vida que se desvisten detras de uno :) algo muy barroco y sugestivo .

12:31 a. m., noviembre 13, 2006  
Anonymous ana said...

Me encantan los biombos.
Enseñar sin enseñar, ver sin ver, inventar...
A jugaaaarrrrr!!!
Beso

9:32 a. m., noviembre 14, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Mala vida o buena vida, según se mire...si por detrás o por delante...

Anita:

En suma, imaginar....Muack¡¡¡

Agur.

11:57 a. m., noviembre 14, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter