<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, noviembre 18, 2006

LETRINA

Para todo especímen perteneciente al reino animal existen dos funciones fisiológicas ineludibles como son la aportación de sustancias energéticas necesarias para el crecimiento y mantenimiento de los diversos tejidos que lo componen o alimentación y la eliminación de los desechos resultantes de la digestión y posterior asimilación de las materias ingeridas o excreción.

La defecación es, por tanto, un acto eminentemente natural, biológicamente indispensable para el ser humano.Desde el primer hominino que holló el suelo terrestre hasta el evolucionado Homo Sapiens actual, el mecanismo fisiológico excretor no ha sufrido una variación considerable y podemos afirmar que expulsamos nuestras heces sólidas de la misma manera que lo hizo el primer Australophitecus.Sin embargo, si prestamos atención a la composición de los residuos y a la concepción social del acto en sí mismo, las diferencias son abismales.

La dieta humana ha evolucionado en la medida en que el ser humano ha reducido enormemente su dependencia del medio natural en el que habita, permitiendo a través de la selección natural y las mutaciones genéticas la dilatación del tiempo medio de vida de una persona.Aunque es en la restricción del acto excretor a la esfera de lo íntimo donde se detecta un cambio de pensamiento radical respecto al mismo.

En los albores de la humanidad, el acto defecador no representaba ninguna diferencia con respecto al resto de uso y costumbres, pues se entendía como una más de las manifestaciones naturales del ser humano.A medida que van surgiendo formas de organización, un orden social jerárquico, una racionalización de la explotación agraria y ganadera sustituyendo a la sociedad cazadora-recolectora ancestral, una concentración demográfica comunal, se impone la necesidad de realizar la evacuación fuera de los recintos poblacionales, de cara a salvaguardar la salud comunitaria.Posteriormente, aparece la habitación colectiva para la realización del acto, normalmente un burdo agujero en el suelo.Los romanos dieron un paso cualitativo precursor de la visión actual, añadiendo una habitación ex profeso en la vivienda familiar confinada exclusivamente a la deposición.Desde entonces, la idiosincrasia del depositor, objeto destinado a recibir nuestras deyecciones, ha evolucionado progresivamente desde un mero agujero en el suelo a los más vanguardistas modelos de inodoro actuales.

A pesar de todo, no todos los seres humanos pueden disfrutar de su inodoro particular, ni siquiera una infecta letrina.Incluso, a veces, ni tan siquiera pueden expulsar unos inexistentes residuos de una comida que no ingirieron previamente.Está demostrado que la evolución no premia a todos los seres humanos de la misma manera.Tampoco la evolución del inodoro.

Saludos.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Anonymous Peggy said...

que escatologico eres :)

11:57 p. m., noviembre 20, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Todo lo que tú no lo eres...o sí lo eres???

Agur.

5:37 p. m., noviembre 21, 2006  
Anonymous ana said...

Mezclas la historia y la caca con proverbial maestría.
Al fin y al cabo, según qué historias...son una mierda.
Un beso :P

10:40 p. m., noviembre 23, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

Tal vez historia y caca no estén tan alejados la una de la otra...

Agur.

8:05 p. m., noviembre 24, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter