<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

viernes, noviembre 17, 2006

NAICA

Que el subsuelo terrestre cobija todo tipo de maravillas no es ninguna novedad a estas alturas de la historia humana.Y al mismo tiempo que se van catalogando flamantes novedades subterráneas, se siguen descubriendo milagrosos fenómenos geológicos que provocan el asombro general.En el año 2000, bajo el ardiente desierto mexicano de Chihuahua se localizó, en una cavidad inédita, conocida desde entonces con el indicativo nombre de la Cueva de los Cristales, a casi 300 metros de profundidad enclavada dentro de un gigantesco complejo minero conocido como Naica, la geoda más grande que ojo humano haya podido ver jamás.

Se trata de una cueva totalmente revestida por inmensos cristales de selenita, yeso en estado purísimo, que contradicen las teorías contemporáneas acerca del tamaño máximo de un cristal.Unas extremas condiciones térmicas, cerca de 50 º C y una humedad relativa rondando el 100 %, han permitido la formación de estos macro-cristales como consecuencia del contacto entre aguas termales a alta temperatura y aguas exteriores más frías y ricas en oxígeno.

Bajo tales condiciones ambientales, el ser humano sólo puede permanecer sin grave riesgo para su salud hasta 10 minutos en la cueva, no sin sudar copiosamente y respirando entrecortadamente.Seguramente, nunca tendremos la suerte de experimentar esa opresiva sensación de ahogo ante el brillo refulgente de la selenita.Nos contentaremos, pues, con excelentes instantáneas de otros que sí han corrido el riesgo mencionado.

Saludos.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Zorro de Segovia said...

¡Qué cosa tan hermosa! Cuantas sorpresas nos depara aún nuestra cercana y desconocidad Madre Tierra.

6:33 p. m., noviembre 23, 2006  
Blogger Galufante said...

Zorro:

Cierto, cierto...conocerás los Enebralejos, no???

Agur.

8:06 p. m., noviembre 24, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter