<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, septiembre 30, 2006

TAI CHI

Visiblemente afectados por la diferencia horaria y el jet-lag, vagábamos tempraneros por las inmediaciones del popular parque Lumpini de Bangkok, un espacio dedicado al esparcimiento que, a esas horas tan intempestivas para una mente occidental, se hallaba densamente ocupado por una animosa formación humana entregada a una parsimoniosa y reconcentrada práctica a medio camino entre arte marcial, meditación y ejercicio físico a partes iguales.

El Tai Chi Chuan es un arte marcial de origen oriental que persigue el desarrollo de la integración del cuerpo y la mente mediante una serie de técnicas corporales en las que prima la flexibilidad, la suavidad y la lentitud de los movimientos y que transmite una placentera sensación de armonía y autodominio.Parece médicamente probado el beneficio que reporta su práctica para el control del equilibrio y para la atenuación del stress y la ansiedad tan presentes en nuestro cotidiano devenir.

Siglos de sabiduría oriental concentrados en un conjunto de artes marciales que ayudan a prestar la atención que merece a nuestro rico mundo interior.Porque, a menudo, una gran parte de las respuestas a las preguntas que nos hacemos se encuentran dentro de uno mismo y una sana introspección personal se convierte por obra y gracia de nuestra mente en tabla de salvación para múltiples interrogantes que atenazan nuestra capacidad de acción.

La cuestión candente resulta ser cómo encontrar un momento disponible para ejecutar tales sinuosas contorsiones y adoptar esos rictus faciales tan hieráticos que parecen evocar escenas del antiguo Egipto faraónico.Yo, desde luego, no tengo tiempo.O, quizás, no quiero tenerlo.Es el precio a pagar por poseer una atribulada mente occidental.¿Sois vosotras tan occidentales o menos que yo?.

Saludos.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger ana said...

Occidental, carpetovetónica, mesetaria, paramera.
Pero no me importaría tener un rato para dedicarme al Tai-Chi, en serio. Hablan maravillas de sus benéficos efectos sobre cuerpo y mente.
Te imaginas que voy y me relajo?? Tendría que inventarme un blog nuevo y una nueva identidad!!
Un beso, joven.

12:03 p. m., septiembre 30, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

Mejor definición no has podido encontrar...paisana...

Sabes lo que pienso del tai chi y del resto de disciplinas orientales? Pues que están sumamente indicadas para nativos de más allá de las puertas persas...pero esto es sólo una apreciación personal...

Dos besos, jóvena.

Agur.

3:35 p. m., octubre 01, 2006  
Blogger ana said...

La verdad es que la mayoría de las veces se resuelven las cosas aplicando un par de refranes. Y esos son de las puertas persas para acá...
Cuando lo pruebe te lo cuento, hay que ser curioso y satisfacer la curiosidad, oye.
Un beso.

9:29 a. m., octubre 04, 2006  
Blogger Carlos el hormigo said...

Pues sí, yo soy muy occidental, pero me has recordado una frase que he leído hace un rato en Microsiervos: "Hay preguntas para las que no puedes encontrar respuesta en Google".

11:42 a. m., octubre 05, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter