<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, septiembre 16, 2006

TRUE LOVE

Somos seres entregados a nuestras pasiones, esa incandescente llama que enciende nuestros corazones y que para muchos se convierte en leitmotiv que marca su trayectoria vital.El AMOR, así con mayúsculas, es el motor que mueve sentimientos, bálsamo que redime y cura todos los males, refuerzo positivo que contrarresta sinsabores y reveses del quehacer cotidiano.El mundo anglosajón, tan dado a suscribir y difundir slogans por todo el orbe conocido, ha acuñado la expresión True Love para referirse al amor verdadero, un concepto un tanto difuso y rebuscado dada la aparente innecesariedad de calificar al amor con uno de sus epítetos.Amor y verdadero se antojan sinónimos e inextricablemente inseparables.

Refrescando la memoria, algo cada vez más habitual en mi caso, he recordado esta expresión al hilo de la maravillosa novela de William Goldman y la no menos esplendorosa posterior adaptación cinematográfica de la misma que llevan por venturoso título The Princess Bride.Al rescate del amor verdadero acude el indesmayable amador, sorteando y superando todo tipo de pruebas, venciendo sucesivamente a la habilidad, la fuerza, la inteligencia para recuperar un pedazo de su corazón en manos de viles personajes que no dudarán en recurrir a arteras maniobras con tal de evitar el reencuentro de los verdaderos amadores.

Asediada por el vil Humperdinck, la hermosa Buttercup se entrega voluntariamente pese a que, en su corazón, sigue concibiendo esperanzas de que su amado la rescatará del pérfido tirano, porque el amor verdadero siempre termina sobreponiéndose a las añagazas del destino.Leslie pagará la osadía de enfrentarse a áquel que pretende los favores de su dama con su propia vida, porque el amor verdadero no entiende de límites ni de precios, no pide pero da hasta la última gota de sangre de su corazón.Afortunadamente, los cuentos casi siempre suelen acabar con un epílogo feliz y Goldman se permite la licencia de conceder una postrera oportunidad al amor verdadero que será aprovechada por la variopinta troupe comandada por el intrépido Leslie.

Solemos decir que los cuentos son apropiados para los niños.Hay cuentos que ningún adulto debería dejar de leer.Aunque fueran para niños.O tal vez, no tan niños.

Saludos.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Peggy said...

Yas ...que romantico es el otoño.

3:16 p. m., septiembre 18, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Tanto como la minifalda...

Agur.

7:53 p. m., septiembre 18, 2006  
Blogger ana said...

Soy Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate para morir.

Me encanta.
Esperando el amor verdadero, siempre.
Este año, querido, faldas largas. La tendencia te jode el cuento.
Un beso:)

7:14 p. m., septiembre 22, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

Además, apañol de rompe y rasga, hidalgo, pendenciero y bigotudo...

Como bien decía un antigua compañera de fatigas, que bonito es el amor cuando es de verdad...

Bueno, peg preconiza justo lo opuesto, faldas cortísimas y piernas larguísimas...en cualquier caso, aunque me fastidie el cuento, me contentaría con que tú rompieses con esa tendencia que apuntas...y yo que lo viese...aunque fuese con los ojos en las manos...

Besos, guapa.

Agur.

7:55 p. m., septiembre 22, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter