<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

martes, julio 25, 2006

LÍBANO

Corría el año 1984 cuando mis venerados Human League saltaron al primer plano de la actualidad musical a través de su hit The Lebanon, un inflamado alegato contra esa maldita lacra llamada guerra, personalizada en este pequeño país del Mediterráneo Oriental, cuna de civilizaciones tan prósperas como la fenicia y de intrépidos comerciantes y exploradores que llegaron a colonizar remotas regiones del Orbe conocido en su desmesurado afán mercantil.

Tristemente, vuelve a ser noticia de cabecera este exigüo país cuya única culpa recae en el hecho de hallarse indolentemente entre dos fuegos avivados por un visceral odio larvado por siglos de hostilidad mutua que le obligan involuntariamente a servir de gigantesco teatro de operaciones del despiadado combate que se libra en Oriente Medio entre musulmanes y hebreos por la posesión de un puñado de tierra desértica, maltratada, ingrata, tórrida que se dice Santa.

Lo realmente chocante es la aparente inmovilidad, indiferencia y distanciamiento con el que las potencias europeas y el gigante norteamericano asisten a la injerencia agresiva, premeditada, terrorífica e ilegal de Israel en territorio libanés.Sin duda, no es el Líbano un potencial objetivo estratégico por su escasez de materias primas de interés, como no lo sean los valiosos cedros del Líbano, ya famosos en la antigüedad por su cualificada madera, ni tampoco genera excesivas simpatías entre la comunidad internacional por su condición acreditada de refugio palestino, pero la realidad es que, como siempre en una guerra, mueren mujeres, ancianos y niños inocentes.

Si no son pocos los fundados motivos que el mundo occidental, y por ende, el género humano, tiene en su debe para sentir vergüenza propia ante lo abominable, estamos ante otro nuevo jalón que quedará reflejado en los anales de la historia como uno más de los innumerables y execrables genocidios que en el mundo ha habido.En mi caso, siento sobre mis hombros el peso de la ignominia.Y por que no, el de la vergüenza.Eso sí, desde el sillón de casa.

Saludos.

Etiquetas: ,

Hit Counter