<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

lunes, febrero 13, 2006

ABBAI

Tal es la designación en lengua ahmárica que recibe la impetuosa corriente de agua que nace en la alta meseta del lago Tana, en las tierras altas de la milenaria Abisinia, y que se desliza hacia el desértico norte donde se fundirá con el raquítico Nilo Blanco que, procedente de las altiplanicies del Africa oriental, aporta sus magras aguas para dar nombre propio al río africano por excelencia, el Nilo.

Para los antiguos egipcios, el Nilo era uno de los pilares sobre los que se basaba su civilización, su vida, sus cultos, una fuerza divina capaz de generar vida allí donde la estéril arena señoreaba hasta el horizonte.El Nilo era el eje sobre el que giraba el universo faraónico, con su elaborada cosmogonía y su exacerbado culto por el reino de las sombras.Al amparo de sus crecidas, recibidas como bendiciones divinas, se desarrolló una cultura que alcanzó su apogeo cuando la Europa Occidental se encontraba apenas en una incipiente etapa neolítica.

Este carácter sagrado del Nilo consiguió apelar a la capacidad evocadora de ciertos viajeros y exploradores románticos del siglo XIX que no dudaron en buscar las fuentes del Nilo.Desde la antigüedad, se conocía el hecho de que el Nilo era el resultado de la confluencia de dos poderosos ríos provenientes del corazón del Africa negra, el Nilo Blanco y el Nilo Azul.Las fuentes del Nilo Blanco fueron halladas para el mundo occidental por Richard Francis Burton y John Hanning Speke durante un reconocimiento del lago Victoria en Uganda, allá por el año 1858.

Un aventurero escocés, James Bruce, en una expedición que partió de Jartum en 1768, se adentró en el macizo abisinio, en busca de las remotas fuentes del Nilo Azul.Tras una estancia prolongada en la corte del soberano abisinio, consiguió el permiso necesario para explorar la región del lago Tana, donde finalmente logró encontrar los orígenes del Abbai, el Nilo Azul, en el año 1770.

A pesar de la difusión que alcanzó su pretendido descubrimiento, cabe calificar de artera maniobra la suya, conocedor como era de que unos sencillos frailes jesuitas, Pedro Páez y Jerónimo Lobo, habían dejado constancia escrita del hallazgo, allá por el año 1618, como así transcribió en su obra "Historia geral de Etiopia" el valeroso Pedro Páez, admirable persona que vivió una azarosa existencia plena de avatares digna de ser novelada.

Todavía hoy, el Nilo Abbai sigue conservando su carácter sagrado para ciertas etnias ribereñas y al mismo tiempo sus aguas infestadas de cocodrilos y la fiereza y escabrosidad de la corriente que se despeña desde las alturas etíopes, le confieren un velo de misterio y de respeto que no conviene enfrentar.

El Nilo Azul, en su ansia por alcanzar el árido desierto sudanés, se precipita al vacío en las estruendosas cataratas de Tissisat, creando una dramática estampa de atronadora belleza en un paradisíaco entorno de perenne verdor que contrasta con los esteparios alrededores, máxime durante la estación seca.En épocas de deshielo de las altas cumbres etíopes, que alcanzan los 4620 metros del Ras Dashan, el caudal que arrastra el río es tan elevado que las cascadas forman verdaderas neblinas dando al paisaje un aspecto norteño en el corazón africano.

Pedro Paéz debió sorprenderse del atronador estruendo de la hecatombe acuática, tan insólito para un oriundo del secarral madrileño, aunque también cabe pensar que, para un hombre con su dilatada experiencia vital, el refrescante hallazgo no dejaba de ser una muestra más de los inescrutables caminos del Señor.Tissisat guarda su memoria para la eternidad.

Saludos.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Anonymous leodegundia said...

Buena explicación e impresionantes las fotos cuando se amplían, sobre todo la primera.
Saludos

8:23 p. m., febrero 13, 2006  
Blogger Ireneu said...

Chapeau, colega! me encanta tu blog!

Y no comento en el de Las Regalías, porque solo pides chicas, jajajaja!

Me gusta, me gusta!

Cuenta con un link!

1:41 a. m., febrero 14, 2006  
Blogger Galufante said...

Leodegundia:

Creo que las imágenes deben hacer honor a lo expresado en el post...Sin duda, en directo debe ser mucho más impresionante...

Ireneu:

Bienvenido a este tu blog amigo, gracias por tu visita, sientete como en tu casa y contribuye en lo que puedas.Siempre será bienvenido.
Coño, comenta si quieres, lo de la solicitud es una licencia, dado que supongo que conoces la importancia que tal parcela supone para las féminas..

Agur.

7:28 a. m., febrero 14, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter