<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

miércoles, diciembre 07, 2005

¿EDUCACION PUBLICA O ENSEÑANZA PRIVADA?

Supongo que al igual que yo, numerosos padres de familia se encontrarán en el terrible dilema de decidir que tipo de centro educativo será más conveniente para nuestros hijos.

Soy un apasionado defensor de la educación pública, no en vano mi formación se debe exclusivamente a la enseñanza estatal y estimo que ha sido más que correcta y de la cual me siento íntimamente orgulloso, agradeciendo desde aquí el apoyo y la labor realizada por todos aquellos enseñantes que por mi vida escolar y universitaria han pasado.

Estimo que es el marco más adecuado para tratar de inculcar determinados valores, como el laicismo y la convivencia con niños de otros paises.
Aunque reconozco que el nivel docente en la enseñanza pública ha bajado enteros, como consecuencia de la aplicación de un ley pésima que no reconoce el esfuerzo de aquel que está determinado a aprender realmente.
Y que duda cabe que la presencia cada vez más abundante de niños que son hijos de inmigrantes entorpece el desarrollo de las actividades lectivas por su falta de comprensión del idioma en el que reciben las clases.


En el otro lado de la balanza, nos encontramos con la enseñanza privada o concertada, una especie de club con derecho de admisión reservado y normalmente controlado por algún tipo de congregación religiosa de índole católica que establece una serie de normas internas, algunas de las cuales se remontan a prácticas anacrónicas y de las cuales me declaro ferviente detractor.El nivel de la enseñanza, teóricamente, parece ser superior al público.Se establece un control sobre el rendimiento académico del alumno y en función del mismo, se toman medidas tendentes a mantener el aprendizaje dentro de unas pautas mínimamente razonables.

Hasta aquí, esto es lo que hay.

Resulta que en la Comunidad de Madrid, para poder acceder a una plaza dentro de un colegio público o concertado, es necesario presentar la solicitud correspondiente junto con la documentación pertinente a fin de acreditar la veracidad de los datos entregados.
Se valoran las circunstancias personales, sociales, económicas de cada alumno y su familia y se procede a la adscripción de centro en función de la puntuación obtenida previamente.

Pero, !Oh, sorpresa¡, resulta que esa forma de adscripción sólo reza para los centros de carácter público, los centros concertados siguen manteniendo su derecho de admisión.
Ante lo cual, cabe resignarse si, como acertadamente resumió una persona conocida, no tienes padrinos.Los padrinos abren todas las puertas, hasta las del paraíso.

Y mi reflexión al respecto es:

- Si sigue existiendo eso que vulgarmente llamamos en España "el enchufe", me temo que debemos considerarnos culpables todos, sin excepción.Al menos, cómplices de la condescendencia con que se tratan estos temas.
- No puedo comprender como es posible que un centro concertado, como receptor de fondos de carácter público, tenga reservado el derecho de admisión.Quizás son derechos adquiridos e innegociables.

Saludos.

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

Blogger Carlitos Satan said...

Devuelvo la visita y aprovecho para comentar tu excelente y acertado post el cual me resulta muy interesante ya que estudie en un colegio que tenia parte privada y parte concertada. Si os preguntais como algo tan extraño puede darse os responderé que la mano de la Iglesia es alargada, mucho. Siempre me pregunte porque con la pasta que cobraban de la parte privada no subvenicionaban ellos mismos los estudios de los estudiantes que provenian de familias menos acaudaladas y de esta forma ahorrar del erario publico un dinero que se me antojaba mas necesario en otras partes más deprimidas de la ciudad, sobre todo cuando con ese dinero se pagaban los estudiso de alumnos que habian sido admitidos previo estudio de todas las variables que comentas.

3:04 p. m., diciembre 07, 2005  
Blogger Galufante said...

Carlitos:

Mil gracias por devolver la visita.Se agradece, más si tenemos en cuenta que soy neófito en estas lides y necesito lectores como agua de mayo.

Pues dudo mucho que ahora admitan con frecuencia alumnos provenientes de familias demasiado humildes, al final siempre el maldito parné es el principal criterio a la hora de la selección.Como la vida misma.

Saludos.

3:19 p. m., diciembre 07, 2005  
Anonymous Gotcha! said...

Me temo que no coincido con vuestra visión de la enseñanza concertada.

En mi caso (vivo en Pozuelo) la enseñanza concertada sólo está disponible para los que no tienen reparos en hacer trampas con los criterios de admisión.

El "enchufe", como decís, da un miserable punto. Es más frecuente que empadrones al niño en casa de tus suegros o de unos amigos, que un médico amigo te haga un certificado de enfermedad o minusvalía, que falsees los datos de la renta (ahora esto está mas controlado) o que te presentes como madre soltera. Y estos escrúpulos no dependen ni de la pasta ni de las ideas religiosas.

La realidad es que una pareja que trabajen los dos con sueldos medios, tiene poquísimas opciones de acceder a un colegio concertado. Como no te admiten, te dan plaza en un público a 20 kilómetros de tu casa.

Conclusión: he optado por prescindir de otros gastos para invertir en la educación de mis hijas en un colegio privado.

6:04 p. m., diciembre 13, 2005  
Blogger zoquete said...

Trágicos escenarios los tuyos, pardiez. Así te expresabas hace tres meses casi... ¿no tienes ninguna actualización que nos arroje alguna nueva luz sobre cómo han evolucionado tus reflexiones? ¿sabes de otras comparativas? ¿qué opiniones has recibido de quienes ya han pasado el dilema? ¿has hablado con algún profesor, que no director de centro ni comercial, candidato a ser tutor de tus hijos? Si se requieren padrinos, que tanto te pesan, ¿no se tambalea alguno de los pilares fundamentales sobre los que podríamos basar la formación de los nuestros? Si tanta importancia tienen los enchufes, ¿eso significa que el diseño curricular del colegio incluye alguna materia que les enseñará a los niños los rudimentos básicos del poder o de la conducción eléctrica?

2:56 p. m., marzo 15, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter