<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, febrero 23, 2008

CONFERENCIA DE BERLIN

Africa es un continente de contrastes, enormes recursos que atesora su subsuelo y su superficie y extrema pobreza de gran parte de sus moradores humanos, inabarcables desiertos y lujuriantes selvas, crisol de multitud de etnias, culturas y confesiones religiosas que lo salpican desde el enclave de Ceuta hasta el cabo de las Tormentas.En ningún otro continente, que no sea la heladora Antártida, se tiene la percepción de que la naturaleza se encuentra en un estado virginal, un hecho que queda confirmado por la extensa diversidad de formas de vida animales y vegetales.

En cuanto a desarrollo humano, la situación es paralela a tal exuberancia natural.A pesar de que fue en Africa donde se produjo el nacimiento de la especie humana, hoy las sociedades africanas padecen un atraso secular que lastra decisivamente su evolución y progreso material.Son frecuentes las noticias que se reciben del continente negro respecto a todo tipo de catástrofes naturales, sequías prolongadas, hambruna generalizada, inundaciones y corrimientos de tierra que sepultan poblados y cultivos.Como también abundan trágicos sucesos relativos a golpes de estado, matanzas de índole étnica, segregación racial, tráfico de esclavos.Sucesivas intentonas para imponer regímenes democráticos fracasan una y otra vez ante la inoperancia y pasividad de Occidente.

Es cierto que quizás el modelo político que impera en el Occidente civilizado no sea transplantable a unos paises cuyas fronteras fueron trazadas con escuadra y cartabón por las potencias europeas eludiendo y soslayando la compleja distribución tribal y étnica de Africa.Unas potencias que se congregaron entre 1884 y 1885 en la Conferencia de Berlín con el altruista propósito de establecer zonas de influencia, o de explotación según se quiera entender, asignadas a cada metrópoli europea en función de sus intereses, sobre todo económicos.

Los estados europeos que se repartieron el pastel, Alemania, Francia, Inglaterra, España, Portugal, Italia y Portugal, se pusieron a la tarea de exportar su modelo de sociedad y, al mismo tiempo, a importar todo tipo de materias primas obtenidas en grandes cantidades y a bajísimos precios.Su área de influencia alcanzó escasa repercusión entre la población local, de modo que una minoría se acostumbró y medró gracias al nuevo impulso colonial mientras que la mayoría de la población persistió en sus arcaicos modos de vida y no consiguió otro rédito de su relación con los europeos que no fuese un eximio salario a cambio de sus servicios.

Una vez iniciado el proceso de descolonización, que se tradujo en la independización de la mayor parte de los paises actuales de Africa, resulta fácil colegir quienes fueron los encargados de conducir esas nuevas nacionalidades hacia el horizonte del progreso, tal y como lo entendemos al norte del estrecho de Gibraltar.Aquellas élites criadas en los jardines coloniales no dudaron un segundo a la hora de auparse hasta las más altas esferas de poder de los flamantes paises, con la particularidad de que normalmente se resistían hasta la saciedad a abandonar tan elevados pedestales.De esa irreconciliable desconexión entre élite y pueblo nacen la mayoría de los conflictos que hoy asolan el Africa negra.Una semilla que pusieron las naciones imperialistas europeas, que dejaron crecer y florecer y que permanecen impertérritas ante la más que probable eclosión de nuevas generaciones de ejemplares similares.Pateras, para que os quiero.

Saludos.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Démonée said...

No te perdono que no hayas mencionado a Melilla, la tierra que me vió nacer.

10:22 p. m., febrero 25, 2008  
Blogger Galufante said...

Africana eres, pues...aunque creo que no has sufrido las secuelas del colonialismo...

Agur.

6:32 a. m., febrero 26, 2008  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter