<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, febrero 16, 2008

LATEX

Mis primeros escarceos con el látex se produjeron en la infancia.Aquel líquido blanquecino, viscoso que brotaba al arrancar una hoja de higuera era similar al que segregaba una planta campestre como la lechetrezna.Hubo incluso alguno que sufrió en sus tiernas carnes las desagradables consecuencias de untar cierta parte de su anatomía con el jugo lechoso de la abundante lechetrezna.Desde siempre mi entorno familiar, tan apegado al sustrato y experto conocedor de fauna y floresta autóctona, me previno acerca de la ponzoñosa condición de lechiternas, deformación vulgar de lechetrezna, y otras hierbas del mismo cariz y haciendo gala de una estricta obediencia al mandato materno nunca sufrí intoxicación por látex ni otras causas.

Se conoce como látex a la emulsión lechosa que forma la savia de algunas familias botánicas, concretamente euforbiáceas y moráceas.Ya desde antiguo se conoce su empleo en la fabricación de gomas, siendo el caucho el producto que universalmente se usa como materia prima para neumáticos.Sus excelentes capacidades de aislamiento e impermebilidad lo hacen idóneo para recubrimientos y cubiertas.Y merced a su moldeabilidad también es ideal para prótesis y otros elementos ortopédicos.A nadie creo que se le escape que es el látex el constituyente principal de los serviciales preservativos.

Si atendemos a la indumentaria, el vestido, la ropa, supongo que para una gran mayoría hablar de látex equivale a parafilias sexuales del tipo fetichista o sadomasoquista.Quizás sean tendencias de ese jaez las que incentivan a algunos diseñadores de moda actuales a emplear cada vez con mayor frecuencia prendas confeccionadas de látex, vinilo o hule como protagonistas insoslayables de sus novedosas colecciones.Lo cierto es que cada año que pasa se percibe un progresivo aumento de la presencia del látex en las pasarelas internacionales gracias a las contribuciones artísticas de modistas como Hannibal Laguna, Hussein Chalayan o María Bonita.Prendas que se adaptan como guantes a los contornos de la figura femenina y que dotan de un espectacular relumbre a todo el conjunto con su brillo y sus colores vivísimos forman parte de unas colecciones que, para decepción de muchos y muchas, me temo que no se verán más que en los desfiles de moda.Además tengo entendido que no están al alcance de cualquier bolsillo.Aunque, como dice el refrán, para presumir hay que sufrir.¿Se pasará frío con esas prendas de aspecto tan galáctico?.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter