<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, febrero 17, 2008

BALER

Yo te diré
por que mi canción
te llama sin cesar
me falta tu risa
me faltan tus besos
me falta tu despertar

Con esta sentida estrofa arranca la canción Yo te diré interpretada entre otros por la susurrante voz de Antonio Machín.Fue incluida dentro de la banda sonora de la filmación hispana de 1945 Los últimos de Filipinas y desde entonces, una y otra se asocian indisolublemente.Cuando se cumplía el primer centenario de la pérdida de las postreras posesiones españolas en 1898, Manuel Leguineche rescató del olvido este heroico episodio del tardocolonialismo hispánico aportando verosímiles datos que representan la verdadera historia de lo que allí aconteció.

Los sucesos de Baler, una localidad filipina al nordeste de Manila, en la isla de Luzón, se encuadran dentro de una dilatada trayectoria épica hispánica jalonada por hitos como Sagunto, Numancia, Tarifa, Argel, Zaragoza o el Alcázar de Toledo.Aunque ciertas circunstancias convierten los hechos acaecidos en Baler en algo insólito e inaudito, pese a que cuando es la idiosincrasia ibérica la que salta a la palestra nada puede parecer imposible.

La posición hispana en Baler, incomunicada completamente con las lineas españolas, fue capaz de resistir el acoso continuado y febril de una fuerza militar filipina, insurrectos, muy superior en efectivos y materiales a lo largo de casi un año completo.Sufriendo las más espantosas privaciones, apenas una treintena de sus miembros consiguió volver a la patria una vez rendida la posición en abril de 1899, casi 9 meses despues de la capitulación española y por ende, de la pérdida de la soberanía española sobre las islas Filipinas.

A lo largo del sitio fueron varias las embajadas hispanas que se presentaron ante la Iglesia en la que se refugiaban aquellos últimos de Filipinas para oficializar y hacer constar la futilidad de su loco empeño por defender algo que, de hecho, ya no había que defender.Una y otra vez fueron desechadas tales embajadas ante el miedo a las represalias o la secular desconfianza hispana.Finalmente el teniente Martín Cerezo tuvo que rendirse a la evidencia y deponer las armas.Los supervivientes fueron recibidos como héroes, agasajados por Gobierno y monarca, disfrutaron de pequeñas prebendas durante un tiempo, aunque nada pudo pagar las asechanzas y desvelos que debieron sufrir durante aquella inútil resistencia que se cobró numerosas víctimas.

En este país de Quijotes somos muy dados a anteponer ciertos aspectos digamos que secundarios a otros mucho más importantes a la hora de realizar valoraciones.Entelequias tan hispanas como el honor, el valor, el heroísmo ocupan posiciones privilegiadas dentro del imaginario hispano.No es de extrañar, pues, que en situaciones de extrema gravedad en las que la razón, la lógica o el sentido común deberían imponer su criterio, sea el alma hispana que todos llevamos dentro la que nos empuja hacia lo que podría llamarse la razón de la sinrazón, la prevalencia de esas virtudes desvirtuadas ante el pensamiento cabal, la sensatez y la moderación.Martín Cerezo tal vez no deseó convertirse en un Quijote, armado de Maúser y enfrentado a unos feroces insurrectos, pero antepuso su vocación heroica ante las tremendas privaciones que sufrían sus subordinados y él mismo.Es posible que la patria que defendió con uñas y dientes no le recuerde.Suele ser ingrata con sus más fieles servidores.

Saludos.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Peggy said...

http://todorelativo.blogspot.com/2008/02/salvemos-la-casa-arizn.html...como se que eres sensible al arte me he permitido reseñar en tu blog este post , para difundirlo , es un atraco al patrimonio historico :)
saludos

3:57 p. m., febrero 18, 2008  
Blogger Galufante said...

Peg:

Gracias por el queo.

Agur.

6:31 a. m., febrero 19, 2008  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter