<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, marzo 17, 2007

RAVENA

Cuando se piensa en viajar al país transalpino, referente espacio-temporal de una buena parte de nuestra civilización occidental, son innumerables las atracciones de carácter cultural y artístico que se ofrecen al turista.Ante la magnificencia y el boato que rezuma sólo la mención de ciudades como la eterna Roma, la elegante Florencia, la vanguardista Milán, la romántica Venecia, Nápoles, Siena, Génova, Pisa o Bolonia, queda relegada a un tercer plano toda una pléyade de ciudades no tan afamadas cuyo patrimonio no es en modo alguno desdeñable.

Situada en la costa adriática, al nordeste de la bota itálica, en la provincia de Emilia-Romaña, Rávena forma parte de ese vagón de cola olvidado por los circuitos turísticos pero con un glorioso legado artístico que la ha convertido en Patrimonio de la Humanidad.Entre la amplia nómina de monumentos que componen el erario artístico de Rávena se encuentran los mausoleos de Gala Placidia y Teodorico y las iglesias de San Vital y San Apolinar.

Precisamente son estas dos construcciones eclesiásticas las que gozan de una merecida fama por su excepcional belleza.San Vital se empezó a construir hacia el año 540, bajo dominio ostrogodo, bajo el mecenzgo de un acaudalado potentado local llamado Juliano y se consagró en 547, reconquistada ya por el conde bizantino Belisario.Su originalidad reside en su planta octogonal con un espacio central abovedado delimitado por ocho pilares coronados por arcos de medio punto.Se percibe una indudable influencia oriental en la concepción de la obra, acentuada si cabe en la suntuosa decoración musivaria que recubre el ábside y el presbiterio de la iglesia.Que se empleasen materiales tan nobles como el oro y el nácar en la factura de los mosaicos o que el emperador bizantino Justiniano y su esposa Teodora aparezcan como figuras centrales de los murales teselados no hace sino confirmar la gran importancia que se le concedía a esta iglesia.

San Apolinar in Classe data de la misma época que San Vital, patrocinada por el mismo benefactor y terminada en 549.Construida sobre un planta de tres naves rematadas por su correspondiente ábside, no goza de la excelsitud de San Vital, aunque los maravillosos mosaicos que decoran su ábside no desmerecen a sus homónimos del templo coetáneo.Sobre un fondo verdoso aparece una bucólica escena presidida por la figura central de Jesucristo apacentando un rebaño de ovejas en un exuberante bosque.En uno de los muros laterales, los omnipresentes Justiniano y Teodora aparecen engalanados y rodeados de su regia corte.Parece un hecho confirmado que ni el uno ni la otra pusieron jamás sus pies sobre suelo ravenés.

Creo que son dos buenas razones para darse un garbeo por Rávena.Aunque también creo que hay muchas más para no olvidarse de ella.No es necesario desplazarse hasta Estambul para admirar in situ las maravillas que nos ha legado el arte bizantino.Lo cual no es óbice para visitarla.!!!Huy, qué lío¡¡¡.

Saludos.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Blogger Peggy said...

impresionantes los frisos la verdad un clasico de arte .....no he estado pero es un destino favorito:)

8:41 a. m., marzo 19, 2007  
Blogger Galufante said...

Peg:

Un monumento visitando otro monumento...al menos, si te vistes a lo Madonna, que seas tan vistosa como los mosaicos de San Apolinar...

Agur.

2:41 p. m., marzo 20, 2007  
Blogger Peggy said...

san apolinar in classe hay otro no , el nouvo .....? los mosaicos bizantinos de sicilia tambien son muy dignos aver si escribes sobre ellos ...el arte siculo normando

6:07 p. m., marzo 28, 2007  
Blogger Galufante said...

Peg:

Non ti preocupare, que Monreale aguarda su turno pacientemente...

Agur.

2:31 p. m., marzo 29, 2007  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter