<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

viernes, octubre 27, 2006

DONUT

Como seres humanos que somos, animales dotados de raciocinio, voluntad, capacidad de decisión, albedrío, no podemos absternernos de las necesidades biológicas más inmediatas para poder subsistir.Es innegable que una persona que dejase de alimentarse perdería tarde o temprano su condición humana y, lo que es peor, pasaría a engrosar esa interminable nómina de seres que, simplemente, han dejado de ser.Por tanto, la actividad digestiva es cosustancial a la condición humana.Pasión mundana, vulgar, básica, pero necesaria.

Ni siquiera el más reticente y huraño comensal se puede resistir a la deliciosa atracción que se experimenta ante un decoroso plato de jugosas viandas.Porque, como bien reza el dicho popular, al hombre se le conquista por el paladar, entiéndase hombre como generalización de género humano.Y algunos, que duda cabe, lo tienen extremadamente desarrollado.Y sobre gustos, como no hay nada escrito, pese a Néstor Luján, cada uno observa sus propias preferencias.

Se habla mucho, y no siempre demasiado bien aunque justificadamente, acerca de las demostradas consecuencias sobre la salud que puede acarrear el consumo excesivo de la bollería industrial.Un progresivo consumo que crece día a día por la relajación de los hábitos alimentarios ante el influjo de un quehacer cotidiano dominado por el stress y la importación de modas del otro lado del estrecho de Florida.No voy a discutir ni refutar unas pruebas suficientemente clarificadoras sobre este particular.Pero, puesto que puedo opinar, quiero poner una lanza en favor de esos inefables agujeros de color anaranjado que han hecho, hacen y harán las delicias de generaciones infantiles y no tan infantiles.El donut constituye la quintaesencia de la delicia para el paladar, una entelequia por la que un perezoso irredente puede dejar de lado su perenne ociosidad para acercarse al supermercado más próximo y asaltar la alacena correspondiente.Una seductora golosina para la que siempre se puede ahuecar un tanto el estómago con el fin de alojarla de forma voluptuosa.Y si pueden ser dos, mejor que uno sólo.Cuando no la media docena.Y el colesterol, que sufra.

Saludos.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Peggy said...

los hay light ....vaya consuelo ....todas las marcas se adaptan a los tiempos modernos y ahora , los alimentos curan , hasta las aceitunas con anchoas muestran como componentes los acidos omega ......en fin , el estado de bienestar y sus confusiones dieteticas .......

9:19 p. m., octubre 27, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Una cosa te digo, más vale un donut a tiempo que un malestar a destiempo...

Agur.

8:28 a. m., octubre 28, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter