<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

lunes, enero 07, 2008

ALGALIA

Es un hábito cotidiano el embellecimiento odorífero personal mediante el uso de fragancias o perfumes que contribuyen a elevar el tono aromático que desprende nuestra piel, el cual, de alguna manera, juega un doble papel, el del confort personal y el de la seducción ajena.Cuando accionamos un vaporizador o vertemos algunas gotas de perfume sobre muñeca o cuello poco podemos sospechar que entre los componentes del preciado fluido se encuentran sustancias de origen animal como la algalia o el almizcle.

Como algalia se conoce una sustancia untuosa de penetrante aroma que se extrae de unas glándulas anales que posee un mamífero asiático, la civeta o gato de algalia, empleada profusamente en perfumería por su consistencia, algo de lo que adolecen las fragancias vegetales, sumamente evanescentes.Se supone que tal secreción sirve a la civeta para, al igual que hacen muchos otros mamíferos, marcar su territorio, lanzando pequeños chorros sobre árboles o matojos que quedan impregnados de su particular olor.

Se conocen desde antiguo, al menos desde la Edad Media, las propiedades aromáticas de la algalia aplicadas al ornato personal.Se tiene constancia de su empleo en los baños árabes como aceite esencial.Heredero de esa enraizada tradición de origen musulmán, el mismo Miguel de Cervantes se refiere en varias de sus obras a la suprema delicadeza y calidad del perfume de algalia.Quién sabe si el ingenioso hidalgo llegó a adamar a su pizpireta dama Dulcinea ofreciendo un valioso frasco de perfume de algalia como prenda de su rendida devoción.Lo que queda meridianamente claro es que debió recurrir a inusuales trueques para obtener tan exclusiva mercancía.No en vano ni Bodybell ni Marionnaud tenían por aquella época sucursales en plena Mancha manchega.Feliz algalia.

Saludos.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

También cita al gato de Algalia, alabando su valor y estimación, D. Francisco de Quevedo, en su libro "Gracias y desgracias del ojo del culo"

7:24 p. m., junio 03, 2011  
Anonymous Anónimo said...

La reina Isabel la Católica tenía varios gatos de algalia

2:48 p. m., noviembre 22, 2013  
Anonymous Anónimo said...

También tenía algalia en su "laboratorio" personal La Celestina

10:15 a. m., abril 28, 2014  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter