<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, diciembre 30, 2007

AVALON

Los mitos artúricos revisten de un aura de leyenda a sus protagonistas y lugares y constituyen una de las manifestaciones supremas del misticismo romántico que suelen envolver este tipo de legado mítico.Todos hemos soñado alguna vez con empuñar la poderosa Excalibur para imponer tan bellos ideales como los que persiguen el rey Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda.Arturo representa el ideal de gobernante honesto, desprendido, noble, caballeroso y sabio frente a la barbarie dominante en la Bretaña de su época.Aunque no se puede descartar definitivamente su existencia real, lo cierto es que a lo largo del siglo V, cuando ya se percibía el ocaso del otrora invencible imperio romano, hubo un caudillo sajón que aunó y lideró a sus paisanos imponiendo un relativo orden y prosperidad en los contornos de su jurisdicción.

Todo lo que envuelve a Arturo está sumido en una neblina inescrutable, máxime cuando apenas aparecen vestigios arqueológicos que puedan aseverar la veracidad de su existencia.Excalibur, Ginevere, Merlín, Lancelot, Tristan, Camelot, son de la misma manera intangibles retazos de la misma historia fabulosa.La tradición celta narra como al morir Arturo en la batalla de Camlann, su cuerpo fue transportado a la isla de Avalon, en gaélico literalmente isla de las manzanas, la entrada al mundo de las hadas, para su reposo eterno.

Una de las hipótesis que se barajan a la hora de situar la isla de Avalon sobre el mapa es la del Tor de Glastonbury, Somerset, Sudoeste de Gran Bretaña.Consiste en una colina, apenas 145 metros por encima de la planicie a sus pies, de forma cónica(céltico tor) que en la actualidad está coronada por lo que queda de la última abadía de Glastonbury, la restaurada torre de San Miguel.Parece que el primer cenobio se estableció sobre los restos de un recinto fortificado datable en el siglo V, contemporáneo del caudillo sajón, que a su vez fue erigido sobre un asentamiento neolítico del que se han hallado numerosos útiles de piedra y varios enterramientos.Todo esto no hace sino poner de manifiesto la notoriedad histórica de la supuesta Avalon.

Para añadir algún otro aliciente romántico a la visión del Tor de Glastonbury como la legendaria Avalon, es justo reseñar que la colina estuvo rodeada, hasta su desecación y drenaje por obra de monjes medievales, de tierras anegadas por extensos pantanos y marjales que la convertían en una isla tierra adentro.El hallazgo, se estima fraudulento e interesado, de un ataúd de roble con la inscripción Hic jacet sepultus iclitus rex Arthurus in insula Avalonia convirtió el Tor en lugar de peregrinaje en el Medioevo.Podemos evocar imaginarias escenas de unos escogidos caballeros, pesarosos por la muerte de su egregio soberano, cabalgando a través de densas brumas, chapoteando en infectos pantanos, llegando finalmente a la vista del soberbio Tor, como un poderoso bastión enhiesto, donde iba a descansar por los siglos de los siglos el cuerpo de áquel que soñó y luchó por un elevado ideal.Digno sepulcro para tal rutilante personalidad.

Saludos.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Démonée said...

A mí me encanta el nombre Avalon. Conozco a un niñito que se llama así.
feliz 2008!

9:50 p. m., enero 02, 2008  
Blogger Galufante said...

Demo:

Seguro que sus papis son devotos admiradores de Bryan Ferry y sus huestes...

Feliz too...

Agur.

12:23 p. m., enero 07, 2008  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter