<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

viernes, diciembre 28, 2007

SAN PANTALEON

Como cada año por 27 de julio, dentro de la ampolla que guarda una pequeña porción de sangre del mártir cristiano San Pantaleón(siglo III), que desconocemos por qué oscuro misterio ha llegado hasta nuestros días sin merma ni corrupción, se obra un milagro consistente en la licuefacción de la misma, fenómeno para el que no existe una explicación científica, o al menos esta es la versión que encuentra mayor difusión.Llueva, truene, granize o luzca un achicharrador sol, el hecho es que año tras año, siglo tras siglo, a lo largo de ese día tan señalado ese residuo sanguíneo, sea de quién sea, vuelve por unas horas a su estado líquido original.

Un poco más al norte del monasterio matritense en el que se encuentra depositada tan sagrada reliquia, dentro de la comarca burgalesa de las Merindades, en el valle de Losa, se halla la ermita románica de San Pantaleón de Losa, en la localidad del mismo nombre.Encaramada sobre el indomable lomo de una vertiginosa peña, cuya curiosa silueta recuerda al espolón y proa de un navío, la ermita domina el paisaje circundante desde una atalaya natural privilegiada que le sirve asimismo como parapeto inexpugnable.

Dentro del exigüo templo, fruto de múltiples remodelaciones y reconstrucciones a lo largo de los siglos desde su consagración en 1207, resaltan las escenas relativas a los tormentos que debió sufrir el santo decorando bajorrelieves, motivos escultóricos de capiteles, pórticos y ventanales.Parece un digno pedestal para un ser humano del que se dice que cuando finalmente fue decapitado de sus venas brotó leche en vez de sangre.Los que han visitado el templo afirman que el esfuerzo merece la pena, es preciso superar una abrupta pendiente para alcanzar la cima de Peña Colorada.De Trespaderne vengo, a Quincoces voy, y entre medias bien vale una demora San Pantaleón.Que no sólo de Cantharellus vive el hombre.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter