<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

lunes, agosto 06, 2007

TOKAPU

Cuando un puñado de soldados españoles comandados por Francisco Pizarro, procedentes de Panamá, establecieron contacto con indígenas nativos del altiplano peruano, súbditos del poderoso Inca, tanto unos como otros se apercibieron de que existía una distancia insalvable entre ambas civilizaciones a todos los niveles.Para los buscavidas de este lado del charco, aquellos diminutos hombrecillos de tez arrugada y tostada por el extremado clima andino representaban un estado de desarrollo humano que sus antepasados europeos hacía ya tiempo que habían superado.

La astucia del perspicaz Pizarro le sirvió para, soslayando un peligro tangible de ser reducido por un pueblo que superaba sus efectivos en una proporción desorbitada, derribar un sistema imperial en aparente armonía y prosperidad y sembrar la cizañosa semilla de la occidentalización y por ende, la cristianización.A pesar de que los incas desconocían el hierro y como tal no disponían de armamento oponible al equipo de combate español, no era tarea fácil someter a varios millones de ciudadanos del imperio inca con poco más de 180 hombres y 38 caballos.La tremenda sorpresa de ver por vez primera hombres blancos dotados de pobladas barbas y montados en enormes animales nunca vistos, junto con sus atronadores cañones y arcabuces debió jugar un papel fundamental a la hora de rendirse al desconocido invasor.Colisiones culturales como la que nos ocupa las ha habido a manos llenas y como en casi todas, siempre una debe declinar bajo la imposición de la más fuerte, que no la mejor ni tan siquiera la más desarrollada.

Es ampliamente conocida la fabulosa tradición textil del pueblo inca que usaba como materia prima principalmente la lana procedente de llamas, alpacas y vicuñas, esos camélidos americanos tan ligados al relieve andino, para elaborar sus prendas cotidianas.Uno de los motivos recurrentes que abunda en la iconografía textil incaica se conoce como tokapu.Viene a ser un estilo decorativo textil a base de cuadrados con dibujos geométricos o simbólicos que solía emplearse para las más elegantes prendas de las élites que detentaban el poder en la sociedad inca.

Sabemos que los incas no poseían un sistema de escritura y, al hilo de los tokapus, algunos estudiosos de la cultura inca precolombina han llegado a preconizar la existencia de un tipo de criptografía o escritura ideográfica cuya clave reside precisamente en esos misteriosos y coloridos cuadrados de tela.Hablando en puridad, cabe atribuir el origen del tokapu a una civilización anterior a la incaica, habitante del entorno del lago Titicaca, de la que descienden los actuales aymaras de la región.Casualmente, los mismos que elevaron las colosales moles pétreas de Tiwanaku y su enigmática Puerta del Sol.Misterios vendo y para mí, no quiero.

Saludos.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

Anonymous hidan1 said...

Excelente... si pudieras ampliar lo de "tokapu" te lo agradeceria, vos le echas ganas ^^

3:49 a. m., julio 15, 2008  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter