<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

martes, agosto 01, 2006

ÁMBAR

Un tupido manto vegetal de gigantescos helechos arborescentes y primitivas coníferas paleozoicas cubre amplias porciones de la superficie terrestre, tamizando la fortísima radiación solar que reciben las selvas en los albores de la aparición de la vida sobre el planeta.Formidables libélulas patrullan los cielos por debajo del dosel lujuriante de verdor en el que empiezan a aparecer incipientes formas de vida capaces de abandonar el protector envoltorio acuático para colonizar el sustrato superficial.

Diminutos insectos medran a la sombra del húmedo ecosistema forestal, empecinados en su instintiva búsqueda de nutrientes.Aunque aquella polilla no pudo escapar a la arrolladora e inesperada inmersión dentro de una gota de gomosa y pegajosa resina que se precipitaba hacia el suelo resbalando por el tronco de su correspondiente segregador.Allí quedo inmortalizada para la eternidad, hasta que un desaseado muchacho vikingo nativo de la ribera escandinava báltica encontró un reducido nódulo de color amarillento transparente que entregó dócilmente a su sorprendido padre.

La milenaria obra del paso del tiempo, con sus ciclos erosivos, sus plegamientos, sus movimientos tectónicos, sus avatares geológicos, produce maravillosas piedras que siempre han atraído y agradado al ser humano como lo pueda ser el ámbar, producto de la fosilización de la resina desprendida de ejemplares arbóreos que, sin duda, fueron coetáneos de dinosaurios y otros primitivos animales.

Se le concedieron poderes mágicos y su posesión investía al afortunado portador de un halo protector merced a su condición de talismán.Se convirtió en una valiosa mercancía objeto de trueque y comercio y se llegaron a crear verdaderas rutas comerciales para traer el preciado objeto de deseo desde los confines del lejano Norte, el ámbar del Báltico.Ahora mismo, decora multitud de miembros humanos en forma de delicadas joyas.Y se puede encontrar ámbar de diversos colores, algo inimaginable hace siglos.

Me fascina el ámbar, y la fascinación alcanza niveles estratosféricos cuando me retrotraigo al origen del mismo.No diría que cambiaría mi existencia con la del incauto mosquito que quedó atrapado por una letal lágrima de resina.Aunque no me importaría pegar una viscorrada por aquellos andurriales paleozoicos.Todavía no había dinosaurios, por mucho que se empeñe Spielberg.

Saludos.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger ana said...

Es fascinante.
Hace poco regalé un colgante con un bichejo dentro.
Tampoco era un dinosaurio, no.
Beso.

5:14 p. m., agosto 01, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

Estoy seguro de que el o la receptora supo valorar el regalo...un regalo que encierra milenios de vida...

Osculo liposuccionado.

Agur.

6:49 p. m., agosto 01, 2006  
Blogger ana said...

También te has operao los morros??
Me voy cuatro días y me encuentro con Sarita Montiel??
Cámbiame el ósculo liposuccionado por uno liposuccionador, anda. Es una letra namás.
ogggggg

7:27 p. m., agosto 01, 2006  
Blogger Jean Bedel said...

Me has dado una idea para un regalo. Ya te contare ...

7:42 p. m., agosto 01, 2006  
Blogger Lula Towanda said...

Voy a tener que comprarme un talismán de ámbar para protegerme de los malos tiempos.
Ya no se me puede caer el pelo, me lo he cortado yo antes.

10:09 a. m., agosto 02, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

Cuando lo encuentre, y despues de usarlo a discreción, te lo envío por Seur...si es que queda algo de él..

Bedel:

He obrado el milagro contigo...San Galufante Bendito...ya me contarás si le gusta el presente...

Lula:

No dramatices, sabes que dispones de bula para anatematizar y repeler los malos tiempos...Esa es una medida profiláctica muy sabia...supongo que habrás visto a tu vecino sus barbas pelar...

Agur.

5:01 p. m., agosto 02, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter