<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, junio 10, 2007

MOSTAR

Que sangrientos conflictos sacudan y convulsionen las frágiles estructuras políticas de paises el Tercer Mundo es algo a lo que desgraciadamente estamos habituados.Pero cuando tales brutalidades se cometen dentro del marco de la vieja Europa no podemos sino sentir un íntimo terror larvado en las mentes europeas a lo largo de siglos y siglos de enfrentamientos bélicos, el último de los cuales se tradujo en más de 40 millones de víctimas, entre ellas unos 5 millones de ciudadanos de ascendencia hebrea que fueron salvajemente masacrados, deshonrados y vilipendiados por razón de raza.

La ciudad bosnia de Mostar, en la Bosnia central, se ha convertido en un desesperanzador símbolo de la perfidia humana.Durante el vergonzante conflicto yugoslavo de principios de los años 90 del siglo pasado se cometieron salvajes atrocidades contra los derechos humanos que hicieron recordar terribles imágenes sumidas en el olvido de limpieza étnica metódica similares a las prácticas nazis del régimen hitleriano alemán.

Atravesada por el río Neretva, Mostar mantenía una pacífica coexistencia entre sus moradores de diversa extracción como serbios, croatas y bosnios.Un antiguo y esbelto puente sobre el Neretva edificado en 1566 por ingenieros otomanos, el Stari Most, comunicaba los barrios croata y bosnio.En cuestión de semanas, ese símbolo de convivencia secular pasó a constituir motivo de disputa.Croatas católicos y musulmanes bosnios se enzarzaron en una refriega fratricida que a la postre acarreó la destrucción de ese nexo simbólico de unión como era el anciano puente.

Carcomida por irreprimibles remordimientos, la Europa civilizada, o que se precia de serlo, aportó los fondos necesarios para proceder a la reconstrucción del puente, ante el pesaroso recuerdo de los miles de seres humanos a los que ya nadie podía devolver a la vida.La majestuosa ojiva del Stari Most sigue elevándose altiva por encima de odios viscerales y de componendas políticas.Aunque hoy no se pueda afirmar con rotundidad que siga ejerciendo como nexo de unión entre comunidades.En cierto modo esa ambivalencia, unión y/o separación, forma parte de la idiosincrasia de tal elemento arquitectónico.Y tender puentes no siempre es sinónimo de diluir voluntades.

Saludos.

Etiquetas: , ,

Hit Counter