<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

sábado, mayo 26, 2007

TERRAZAS

A pesar de la convulsa primavera de la que estamos gozando, acostumbrados como estamos a pasar de los rigores invernales a las calorías veraniegas sin solución de continuidad, lo cierto es que uno ya se puede, cuando la intermitente lluvia remite un tanto, solazar en una de las abundantes terrazas emplazadas por los establecimientos hosteleros, al amor de su consumición.Cuando aprieta la canícula, muchos se atrincheran en sus domicilios armados con su aire acondicionado, a la espera del crepúsculo, cuando remite el bochorno, para llenar terrazas con la esperanza de disfrutar de una evanescente brisa y una agradable velada vespertina.

Pero como no sólo de terrazas veraniegas vive el hombre, existe otra acepción menos lúdica, aunque tan reconfortante o más que lo pueda ser una cañita con la fresca, sobre todo a la vista.Como todos sabemos, o nos enseñaron tiempo ha, el arroz constituye la base de la alimentación en multitud de pueblos, una materia prima que para su cultivo precisa de ingentes cantidades de agua dulce, una circunstancia que condiciona su apogeo en latitudes tropicales como América y Asia.En algunos lugares del sudeste asiático, Thailandia, Indonesia, Filipinas, Vietnam, la propia China, por la especial configuración del relieve y la alta densidad demográfica, los agricultores autóctonos han urdido ingeniosas técnicas de irrigación a fin de sacar partido de las empinadas pendientes en las que se hallan sus campos de cultivo.

Mediante el aterrazado de los terrenos se consigue un aprovechamiento máximo de los recursos naturales, tierra y agua.Se nivela el suelo para eliminar la inclinación del perfil montañoso a la vez que las canalizaciones de agua se aprovechan de la ley de la gravedad para irrigar todo el sistema de terrazas.Ante el paisaje que revela un vallejo aterrazado emplazado dentro de un lujuriante y frondoso entorno tropical, contrastando el verde exultante de la vegetación aneja contra el amarillento tono de la gramínea sustento de la población local, uno no puede dejar de maravillarse y sentir un vívido deseo de permanecer por largo tiempo en ese marco geográfico.Supongo que hay un momento para cada terraza.Y las de Ubud, en Bali central, quedan bastante, bastante lejos.Al menos, me queda una fotografía.

Saludos.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Blogger el socialista said...

Tenemos en lugares mas cercanos, ejemplos de aterrazamientos,y son de una belleza sin igual en el mundo. La belleza no esta solo en un paisaje bonito si no que esta,en una vivencia,en un recuerdo,en una esperanza,en un anhelo,en las ganas de vivir,de volar,de gritar.................por eso amigo mio galufante la belleza de un paraje ,reside en toda esta suma de acontecimientos que se han vivido,en un determinado lugar. Espero haberte dado otro punto de vista a la realidad de un paisaje. las celindas florecen rapidamente¡¡¡¡¡¡¡¡

12:44 p. m., mayo 26, 2007  
Blogger Galufante said...

Eso nadie lo pone en duda, amigo sociatista...y quizás sea por todo ese cúmulo de experiencias por las que un determinado lugar evoca maravillosas sensaciones...

Las celindas ya habrán florecido...y seguro que canuto habrá disfrutado de su dulce aroma...

Agur.

6:10 p. m., mayo 26, 2007  
Blogger Galufante said...

Sociata:

Quiero adivinar donde se encuentran esos aterrazamientos sin igual en el mundo...qué barroco suena...será algún rincón conocido de la provincia del crimen??? JAJAJAJAA

Agur.

5:21 p. m., mayo 27, 2007  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter