<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, diciembre 03, 2006

LABERINTO

Reza la inagotable mitología griega que el legendario rey Minos, soberano cretense, encargó la construcción de un laberinto al arquitecto Dédalo para encerrar al monstruoso ser engendrado por su esposa Pasífae, fruto de la adúltera pasión entre la reina títere de los caprichos divinos y un precioso toro blanco ofrendado por Zeus y rechazado por su real esposo.Se trataba de una temible bestia con cuerpo humano y cabeza taurina que se alimentaba de carne humana.

Despues de que el heredero de Minos pereciese durante la celebración de unos juegos en la deslumbrante Atenas, el rey Minos impuso un duro castigo a los atenienses en forma de cruento tributo de siete doncellas y siete jóvenes que eran introducidos dentro del laberinto del Minotauro, donde vagaban desorientados durante días hasta que morían devorados bajo las fauces del horrendo monstruo.

Para acabar de una vez con esta macabra práctica, Teseo, hijo del rey ateniense Egeo, se ofreció como víctima propiciatoria para el sacrificio anual.Prendado por la belleza simpar de Ariadna, hija de Minos y Pasífae, se encendió la pasión entre ambos.Para acometer su altruista propósito, los amantes urdieron un ingenioso plan que pasaba porque Ariadna se mantuviese en el exterior del laberinto con el extremo de un larguísimo hilo mientras su arrobado príncipe se internaba por los recovecos del laberinto sin dejar de sostener el otro extremo del hilo.Teseo consiguió matar a la bestia y merced a la inteligente treta del hilo, logró salir por su propio pie del intrincado laberinto.

Siempre es complicado y a veces, genera una viva polémica, intentar encontrar un referente histórico, realista sobre el que se pueda basar cualquier explicación mitológica.Nunca se ha encontrado un laberinto que pueda corresponderse con el que refiere la mitología griega.No existen restos arqueológicos ni referencias escritas en las fuentes clásicas.Aunque sí que puede haber un remedo de metáfora detrás de la epopeya de Teseo y Minos, materializado en la pérdida de la preponderancia cretense dentro del universo helénico en detrimento de las florecientes polis griegas continentales.Y parece que el palacio de Cnossos, a los ojos de los rudos griegos continentales, podría simular un laberinto, por su enorme extensión y sus numerosas salas y habitaciones, algo desconocido para ellos.

Finalmente, la astucia y el valor de un intrépido ateniense y su devota enamorada vencieron a la iniquidad de un vengativo monarca y la ferocidad de una inocente criatura marcada por un lúgubre destino.A veces, se echa de menos un hilo de Ariadna que nos ayude a salir del atolladero en el que nos hallamos enfangados.Aunque no siempre puede uno disponer de la Ariadna de turno que esté dispuesta a sujetar el otro cabo del hilo.Ariadna, dulce Ariadna.

Saludos.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Anonymous peggybluess said...

La Mitologia no deja de ser una forma de historia , aparte de otras muchas cosas , concepcion vital , cosmogonia ...etc .La teoria de la existencia del laberinto no esta refrendada , aparte de la explicacion que mencionaste , podiamos llamar arquitectonica , con refencias al palacio cretense , la etimologia de la palabra , nos lleva al hacha o Lab , la habras visto , signo distintivo de creta .

1:07 p. m., diciembre 06, 2006  
Blogger Galufante said...

Peg:

Disertaciones como ésta engrandecen este modesto blog.Gracias por aportar nuevos datos sobre el particular.El hecho es que desconocía la etimología de laberinto.

Agur.

8:19 a. m., diciembre 07, 2006  
Anonymous Anónimo said...

Están las Ariadnas a un precio que no se pueden ni mirar.
Esto ya no es lo que era... y es una penita.
Supongo que ya lo conoces, pero si no es así, ve a leer ipso facto "la casa de Asterión", en EL ALEPH, de J.L. Borges. Te complementará la imagen del ambientazo dentro del laberinto.
Beso.

3:42 p. m., diciembre 07, 2006  
Blogger Galufante said...

Anita:

No sé si son las Ariadnas o son los hilos de oro los que andan encarecidos...

Anoto tu recomendación, pese a que la sola mención de Borges ya me predispone negativamente...Gracias, paisa.

Agur.

7:36 p. m., diciembre 07, 2006  
Anonymous Anónimo said...

Qué bonito! :)

3:20 p. m., diciembre 13, 2006  
Blogger Galufante said...

Reina de las morcillas, me siento agasajado por tus halagos...Gracias por venir, que decía la Lina...

Agur.

3:44 p. m., diciembre 13, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter