<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

martes, marzo 21, 2006

INCURSIONES CAMPESTRES

Descendiente de una larga estirpe de siervos de la gleba, labradores, segadores, campesinos, puede comprenderse el apego y la admiración que destilan mis escritos hacia ese entorno natural tan maltratado que forma parte de mi bagaje existencial.Sumida en modelos de subsistencia esencialmente ligados al sustrato térreo, la economía familiar se complementa adecuadamente mediante ciertas aportaciones alimentarias, la máxima preocupación familiar, que retrotraen a prácticas tan primitivas como la caza-recolección de pequeños animales y plantas aprovechables para el consumo humano.

Durante casi toda la temporada se puede recoger algún tipo de producto que la naturaleza ofrece desinteresadamente al mejor postor.Y en todo tipo de ambientes.Así a vuelapluma puedo enumerar los vallejos que atesoran las valiosas piñas de los donceles que una vez liberadas de su preciada carga de deliciosos piñoñes se convierten en una formidable mecha para el fuego del hogar, márgenes de arroyos que acogen esquivos caracoles y saludables berros, cunetas de olvidados caminos invadidos por ácidas zarzamoras, campos arados donde medran verdeantes collejas, incultos arreñales que esconden sabrosos espárragos trigueros, intrincados pinares bajo cuya sombra elevan sus sombreros suculentos níscalos, diminutos islotes tobáceos colonizados por fragante té de río o frescas choperas punteadas por encarnadas manchas de fresón silvestre.

Rara era la expedición campestre que no rendía alguna forma de fruto.Aunque lo importante es despertar el espíritu juvenil que anida en la adolescencia al medio natural que sustenta nuestro fugaz paso por este mundo.Recuerdo que aguardaba expectante cada una de estas miniaventuras, por la sorpresa y la ilusión que despertaban en mi infantil ánimo.Debo agradecer a mis progenitores el haber sabido inculcarme amor, respeto y conocimiento de la naturaleza, desde los elevados cerros hasta las vegas fluviales pasando por los baldíos secarrales y los escarpados bosques.Somos lo que vemos.A mí, me ayudaron a ver.

Saludos.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Anonymous amanda said...

Yo antes era una urbanita, las visitas al campo eran, más que nada, casi una molestia. A pesar de que el campo lo teníamos a la vuelta de la esquina, sin restaurantes ni zonas de esparcimiento, campo puro y duro, en los arrabales de todas las ciudades.
Hace unos años, por motivos varios, nos trasladamos. Mis paseos, ahora, a diario, son como tú los describes. Mirando, viendo, recogiendo...Entiendo lo que dices de 'aprender a ver'.
Un beso.

3:49 p. m., marzo 21, 2006  
Blogger Galufante said...

Amanda:

Sano y delicioso hábito el tuyo, no sólo aprendemos a usar la vista, sino que descubrimos que podemos recibir sensaciones a través del olfato, el oído y el tacto...Y de paso, entramos en comunión con la naturaleza...Muy positivo...

Agur.

4:21 p. m., marzo 21, 2006  
Blogger CARMEN_R_PURAS said...

Me he acordado de cuando era pequeña e iba en otoño con mi abuela a los pinares abulenses a recoger níscalos.

Era una alegría volver con un par de cubos llenos hasta arriba cada vez.
Ante tal cantidad de níscalos, mi abuela hacía conservas, e incluso se permitió innovar y preparaba ¡mermelada de níscalos!.

Un beso.

9:41 p. m., marzo 21, 2006  
Blogger Galufante said...

Carmen:

Es la primera vez en mi ya dilatada existencia que oigo mencionar mermelada de níscalos...Ya me contarás la receta alguna vez...

Agur.

7:21 a. m., marzo 22, 2006  
Blogger Lula Towanda said...

Este finde he estado en mi pueblo. No me costó hacerme una con la naturaleza ni un minuto pero aun no me he hecho al asfalto vil tras mi retorno.
A pesar de tener un tiempo malo, no han faltado los dos paseitos campestres al día. Uno para hacer boca y otro para hacer bien la digestión.
El lunes estuve en el molino de la Toba, entre Valdemorillo de la Sierra y Valdemoro. Allí nace un manantial que alimenta al río Gudazaón volcando sus aguas por una cascada. Es como una miniatura del nacimiento del río Cuervo. Lástima que no me llevé la cámara de fotos.
Del manantial nos trajimos berros, no pudimos coger más porque no llevábamos botas de agua. Tengo una ristra de chorizos y otra de morcillas puestas a orear en la cocina (no la saco a la terraza que se la comen lo pájaros), morteruelo, torta de alajú, miel de romero, pipas de Tarancón. Espero que estos alimentos me consuelen hasta que pueda volver.

11:42 p. m., marzo 22, 2006  
Blogger Galufante said...

Lula:

Se me pone la piel de gallina con todo eso que cuentas, somos afortunados de tener una tierra tan apegada al sustrato como lo es nuestra amada Cuenca...
Gracias por la info acerca de la cascada esa, no la conocía, pero tengo claro que deseo conocerla...
Este finde voy al mío, seguro que me vuelvo con unos chorizos, unas olivas y unos mantecados...Ainsss...

Agur.

8:59 a. m., marzo 23, 2006  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter