<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

domingo, abril 15, 2007

COLLEJA

Seguro que todos hemos escuchado alguna vez esa manida expresión que reza que entre oreja y oreja, colleja.Y más de uno habrá experimentado en carne propia el posterior pescozón que sigue a la pronunciación de su prólogo, sobre todo si no carece de un prominente cuello.Enfrascados en una sucesión de collejas que van y vienen, lo que comienza como una inocente broma puede terminar en un conato de pelea cuando son dos adolescentes o niños los que intervienen en el episodio collejil.Digamos que de collejas como éstas, líbrenos el Señor.

Existe otra acepción de colleja mucho menos beligerante, más nutritiva y saludable para el cuerpo humano.Se trata de una planta de la familia de las cariofiláceas, silene vulgaris, de modesto porte, que crece rastrera en los bordes de sembrados, caminos y terrenos baldíos, de hojitas carnosas en color verde claro que desarrolla flores blancas globulares.Es apreciada por sus hojitas que se recogen en primavera cuando todavía la planta no ha florecido y que se usan como decentes aderezos en revueltos o tortillas.

No hará una treintena de años que pequeños grupos de mujeres aprovechaban las clases vespertinas de sus retoños para explorar ribazos, eriales y huertas en busca de las codiciadas collejas.Sus inconfundibles siluetas, mandil, cubo y navaja, se podían ver desde las eras más altas, inclinadas hacia el suelo, que nadie dijo que la cosecha de collejas no reportase algún que otro lumbago.

Saludos.

Etiquetas: , ,

7 Comments:

Blogger Démonée said...

HMMMM, se parece a la rúcola, no?

6:16 p. m., abril 15, 2007  
Blogger Galufante said...

Demonee:

Eso qué es???

Agur.

2:17 p. m., abril 16, 2007  
Blogger patri said...

creo que me quedo con la seguna definción.....

7:26 p. m., abril 18, 2007  
Blogger Galufante said...

Patri:

Será por mantenerte lozana y rozagante cual avecilla...

Agur.

8:06 a. m., abril 19, 2007  
Blogger Démonée said...

http://horturba.com/castellano/cultivar/ficha_cultivo.php?ID=13

7:34 a. m., abril 20, 2007  
Blogger Galufante said...

Demo:

Me parece que no tiene nada que ver con la rúcola...la colleja es una plantita rastrera que apenas levanta milímetros del suelo..

Agur.

11:41 a. m., abril 20, 2007  
Anonymous Anónimo said...

Son exquisitas con un sabor "similar" a la espinaca pero más suave, con una leve cocción y rehogadas con huevo están listas para comer.
No se parece en nada a la rúcula que es más amarga y se usa en ensalada, además no se siembra o yo no conozco que se comercialice... supongo que son bastante delicadas pues aunque son fáciles de ver a la vera de los sembrados o cerca de las paredes no se encuentran en grandes cantidades como los cardillos u otras plantas silvestres.
Por cierto que no es una planta rastrera (creo), a veces sí levanta del suelo de hecho las más codiciadas son cuando ya están algo más espigadas porque se recogen más fácilmente y luego separas las hojas tranquilamente en casa. Yo creo que apenas la dejamos crecer, por lo menos en mi caso. A ver si hago alguna fotito de una crecida ahora que es el tiempo.
Os animo a que la recolectéis en el campo, y si no encontráis collejas siempre se pueden buscar espárragos (q este año viene bueno), cardillos, "aceceras", y las imposibles de esta primavera las siempre difíciles trufas o "criadillas".

11:23 a. m., abril 09, 2010  

Publicar un comentario

<< Home

Hit Counter