<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19486965\x26blogName\x3dPaladeando+esencias\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://paladeando.blogspot.com/\x26vt\x3d9219698896640041428', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <!-- START: PDF Online Script --> <script type="text/javascript"> var authorId = "E2CB4839-2DCC-4AA3-B4EC-CACC80A65E8A"; var pageOrientation = "0"; var topMargin = "0.5"; var bottomMargin = "0.5"; var leftMargin = "0.5"; var rightMargin = "0.5"; </script> <script type="text/javascript" src="http://web2.pdfonline.com/pdfonline/pdfonline.js"> </script> <!-- END: PDF Online Script -->

viernes, marzo 23, 2007

LORELEI

A orillas del Rhin, entre las localidades de Bingen y Koblenz, una hercúlea mole rocosa se eleva hasta 120 metros por encima del nivel del agua que desde antaño se conoce como Lorelei.Al amparo de este abrupto risco la mitología germana ha tejido una serie de leyendas que lo vinculan a un ser fluvial, una especie de ondina que, apenada por su secular reclusión acuática, no duda en apelar a la bondad de cuantos navegantes surcan ese tramo del río para solicitar su ayuda.

Una burda trama para racionalizar la fatalidad materializada en peligrosos salientes capaces de destrozar cualquier embarcación y poderosas corrientes capaces de hacer zozobrar una nave gobernada por el más avezado piloto.Por tales circunstancias, numerosos han sido los que han pagado con su vida el alto precio de abandonarse al acariciante susurro de Lorelei.

Inspirado por el folclore popular teutón, el renano Clemens Brentano escribió en 1801 una historia romántica en torno a una bella doncella abandonada por su amante que decide recluirse en un monasterio para sepultar el intenso dolor que la aflige.Dirige una última mirada hacia la lejanía desde lo alto del promontorio, en espera de un postrero resquicio de esperanza, cuando desgraciadamente cae al agua y perece ahogada.Con posterioridad, el poeta Heinrich Heine elaboró su balada de Lorelei, en la que aparece la joven de cabellos dorados atusándose su cabello sobre una roca.

Es enorme la fascinación que sobre la psique humana ejercen las abstracciones de entes acuáticos, en cierto modo símbolos intangibles de la ambivalencia de un elemento que es indispensable para el desarrollo de la vida pero que, bajo determinadas condiciones, también puede sustraerla.Cabría preguntarse acerca de las causas que impulsaban al llanto a los bateleros del Rhin cuando escuchaban su dulce canto.Quizás no fuese más que una señal fatídica de un destino escrito.

Saludos.

Etiquetas: ,

Hit Counter